Contra lo imposible: dos jóvenes van tras el rastro del avión Douglas DC-3, perdido en la selva yucateca

Publicado mayo 14, 2021, 9:31 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

Dos jóvenes yucatecos aventureros se han propuesto una meta en la que han fracasado todos aquellos que lo han intentando, incluso autoridades con todos los recursos a su alcance.

Con una misión que han denominado “Contra lo imposible”, llegar al famoso Douglas DC-3 se ha convertido en una obsesión para los exploradores Urbike Yucatán y Atanque666.

Se trata de un avión que cayó en el verano de 1973 en la zona de petenes de Celestún, presuntamente asociada a actividades de narcotráfico.

La aeronave, con matrícula XB-PXO, fue descubierta en 1979 por agentes de la entonces Procuraduría General de Justicia (PGJ) que hacían un sobrevuelo de vigilancia por la zona, declarada Reserva de la Biosfera de Celestún.

Recientemente Urbike Yucatán y Atanque666 realizaron una incursión en la zona tratando de llegar hasta la aeronave, pero fueron vencidos por el “infierno verde” en que se convierte el monte de Yucatán en la mayor parte del año.

“De nuevo intentamos llegar al famoso Douglas DC-3 perdido en la selva, sin embargo las condiciones climáticas del lugar y el calor extremo de estos días, junto con la enorme demanda de agua que requiere nuestro cuerpo, causó que tuviéramos que regresar ya que sólo nos quedaban 3.5 litros de agua para retornar en un camino de 21 kilómetros”, relata Atanque666 en una crónica sobre su expedición efectuada el 9 de mayo.

“Logramos avanzar 500 metros más en la zona más densa de la selva siendo la parte más peligrosa, sin embargo los factores antes mencionados no nos permiten seguir adelante… calculadamente a las 4 de la tarde llegaríamos al avión si no tuviéramos contratiempos”, escribe.

“Tras las experiencias del día de ayer ahora entiendo que es imposible realizar una expedición de ida y vuelta en un solo día, a fuerzas tendríamos que acampar para el día siguiente temprano por la mañana avanzar hasta el avión, para posteriormente retornar al campamento base y al día siguiente retirarse, lo cual implicaria hacer una mision de tres días”, expone.

“Otra opción es acampar en el avión y retornar al día siguiente, sin embargo, la zona donde cayó el avión es muy inestable debido a los cambios hídricos del terreno”, relat. “En temporada de lluvia la zona cercana se podría inundar dejando atrapados a los exploradores y exponiéndolos a más peligros”.

Incluso pasaron momentos que los pusieron en peligro, según relata Atanque666:

“En nuestro retorno un compañero no pudo continuar y requirió ser rescatado a 2 kilómetros de la salida del lugar… No recomiendo intentar esto y menos hacer una ruta para senderismo… Los peligros son al nivel que incluso un soldado estaría al límite de su resistencia en este sitio”.

“También entendimos que ni las bicicletas pueden transitar por la ruta, ya que el terreno es en extremo accidentado, incluso las camionetas tienen problemas al entrar a este lugar siendo el único vehículo capaz de pasar, aunque no todas pudieran lograrlo”.

Aunque en esta ocasión no pudieron lograr su objetivo, prometen regresar:

“Esta vez el amigo Urbike Yucatán nos acompañó y en el futuro pensamos regresar para realizar el campamento con gente capacitada y apta que se dedique a la exploración… Lejos del público civil debido que se requiere una cantidad considerable de suministros en agua y alimentos para sobrevivir junto a una buena condición física para evitar que la selva se convierta en un ‘infierno verde’ como nos ocurrió ayer… En un futuro volveremos más preparados”.

Las fotos más recientes que se tienen del Douglas DC-3 son las que publicó la empresa GL Drone, que realizó un sobrevuelo con un dron en la zona.

Urbike y Atanque666 son dos jóvenes exploradores de sitios de interés en Yucatán. A través de sus redes sociales comparten imágenes y videos de lugares como haciendas abandonadas, cementerios, cenotes y pueblos de Yucatán.

No los pierdan de vista, pues prometen hacer cosas memorables.