Condena eclesial contra ganadero que fumigó ilegalmente junto a una reserva natural

Publicado octubre 17, 2018, 6:13 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

A casi tres meses de la polémica fumigación aérea realizada por empresario Jacobo Xacur Eljure, las familias pobres y los pequeños productores del Oriente del Estado aún siguen sufriendo las secuelas de tal prepotencia.

El encargado de la Pastoral Social de la Arquidiócesis de Yucatán, Augusto Romero Sabido, lamentó el reprobable hecho cometido por el empresario, pues además de los pobladores, el medio ambiente resiente los efectos de la acción cometida a finales de julio pasado.

“El verter los agroquímicos provocan un daño directo al manto freático”, expresó durante una conferencia de prensa en la cual anunció la realización del Primer Foro sobre el Cuidado del Agua en Yucatán.

La fumigación siniestró las parcelas, “quemó” las flores y la vegetación, e incluso provocó la mortandad de numerosos insectos, entre ellos, las abejas.

Asimismo, los más afectados son los horticultores, ante la pérdida del cultivo de calabaza, y en menor medida, de sandía, así como los apicultores.

Incluso, dañó la Reserva de la Biosfera de Ría Lagartos así como el manto acuífero, debido al químico utilizado así como las condiciones ambientales del momento y del lugar.

Durante el evento efectuado en el Centro Comunitario de la Parroquia de Itzimná, indicó que el manto freático también es afectado por las más de 300 granjas porcícolas que hay en el Estado.

Afortunadamente, se detuvo a tiempo la entrada en funcionamiento la mega-granja de Homún.

“Desde hace tiempo que hemos denunciado la contaminación generada, la cual lacera el agua subterránea de Yucatán, pero sin tener respuesta alguna, y ahora, la situación es diferente”, acotó.

Expresó que el tercer foco de infección son las fosas sépticas de Mérida y los municipios conurbados, que debido a las condiciones del subsuelo, la contaminación es directa, principalmente durante la temporada de lluvias.

En todos los casos, “los más afectados son las familias de escasos recursos, principalmente las que dependen del agua del subsuelo”, subrayó.

Añadió que el manto acuífero de la Península de Yucatán es la tercera cuaenca más importante del país, por lo que “se tiene un verdadero tesoro”.

Informó que el foro se efectuará el próximo sábado 27 y lo organiza la comisión de Pastoral Social de la Arquidiócesis.

“Es una iniciativa para colaborar con el cuidado del medio ambiente, a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia”, abundó.

Enfatizó que “en  esta actividad también se demostrará que la ciencia y la doctrina de la iglesia no están separadas, ni hay conflicto alguno”.

Por su parte, el Obispo Auxiliar, Pedro Mena Díaz, expresó que ante las diversas anomalías registradas recientemente en Yucatán, como la megagranja y la fumigación área en el Oriente del Estado, es “hora de reflexionar, dialogar y actuar para evitar una mayor contaminación del agua”.

“Es necesario fomentar el cuidado del agua, para el presente y para el futuro”, concluyó.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.