Concluye catastrófica temporada ciclónica: Yucatán se salva varias veces

Publicado noviembre 30, 2017, 5:37 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 11 mins

Hoy finaliza la temporada de huracanes 2017 en la cuenca del Atlántico, que resultó ser una de las más catastróficas que se han vivido en la zona, aunque afortunadamente a la Península de Yucatán sólo le tocaron algunas lluvias por influencia de estos sistemas.

El primero que amenazó la Península fue “Bret”, que se degradó a onda tropical después de llegar al Norte de Sudamérica y generó algunas lluvias y tormentas eléctricas fuertes en nuestra zona.

Posteriormente, “Cindy” cruzó la Península como perturbación tropical y dejó fuertes lluvias y algunas inundaciones al Sur del Estado.

“Franklin” fue el único ciclón que nos tocó de manera directa como tormenta tropical, aunque no dejó afectaciones y sólo algunas lluvias localmente intensas.

Luego “Harvey” nos cruzó como remanente para volverse categoría 4 en el Golfo, después de pasarnos, y “Nate” sólo nos observó de cerca en el Caribe.

En otras palabras, Yucatán corrió con mucha suerte. Aún así, es importante mantener la cultura de prevención que caracteriza a los yucatecos, pues no sabemos si en la próxima temporada las cosas puedan ser diferentes. Siempre es importante estar alertas.

Resumen de la temporada de huracanes 2017

“Arlene”

Desde un principio las cosas se pusieron atípicas, ya que de manera inusitada el primer ciclón tropical de la temporada se formó un 19 de abril, mes y medio antes del inicio oficial de la temporada.

Se trató de la tormenta tropical “Arlene” que se gestó en el océano Atlántico con vientos de hasta 90 km/h, aunque sin afectar continente.

“Bret”

Esta tormenta tropical se formó el 19 de junio sobre el Atlántico, alcanzó vientos de hasta 75 km/h y afectó islas del Caribe y el Norte de Sudamérica, específicamente países como Granada, Guyana, Trinidad y Tobago, Venezuela e islas Barlovento. Se calcula que causó daños por 3 millones de dólares por inundaciones.  Esta tormenta se disipó al llegar al Caribe, pero alcanzó la Península de Yucatán días después como onda tropical y generó algunas tormentas eléctricas fuertes.

“Cindy”

La tormenta tropical “Cindy” inició como zona de disturbio el 20 de junio sobre el Caribe Occidental y, después de cruzar la Península de Yucatán, se convirtió en tormenta sobre el Golfo de México con vientos de hasta 95 km/h e impactó más tarde el Sur de EE.UU.
Sus lluvias afectaron Honduras, Belice, Sureste de México, Cuba y Sureste de EE.UU. A principios de julio se formó una depresión tropical (la No. 4) sobre el Atlántico, pero no llegó a evolucionar a tormenta.

“Don”

La tormenta tropical “Don” se formó el 17 de julio sobre el Atlántico con vientos de hasta 85 km/h.  No duró mucho y sólo causó algunas afectaciones en Trinidad y Tobago, Barbados y las islas Barlovento.

“Emily”

La tormenta tropical “Emily” se formó al Occidente de la Florida el 31 de julio, para después cruzarla de Oeste a Este con vientos de hasta 75 km/h; generó daños por 96 mil dólares, según estimaciones.

“Franklin”

En los primeros días de agosto se formó en el Caribe una zona de inestabilidad que se convirtió en tormenta tropical el día 7 de agosto, antes de tocar tierra en la Península de Yucatán con vientos de hasta 95 km/h.

Después de cruzar la Península llegó a Veracruz, donde impactó con vientos de 140 km/h como un huracán categoría 1 en la escala Saffir-Simpson y se convirtió en el primer huracán de la temporada 2017.

“Gert”

El huracán “Gert” inició como onda tropical frente a las costas de Africa y avanzó sobre todo el Atlántico para convertirse en tormenta tropical el 13 de agosto; 48 horas después alcanzó la categoría 2 de la escala Saffir Simpson con vientos máximos de 165 km/h.

Se movió la mayor parte del tiempo sobre el océano y sólo generó algunas afectaciones en la islas Bermudas.

“Harvey”

Se convirtió en tormenta tropical el 17 de agosto en el Caribe y avanzó hacia la Península de Yucatán. Sin embargo, se debilitó antes de llegar a ella y, después de cruzarla, se intensificó rápidamente sobre el Golfo de México ya de nueva cuenta como tormenta tropical el 24 de agosto; no obstante, en la noche del 25 de agosto registró una impresionante intensificación a categoría 4 de la escala Saffir-Simpson con vientos máximos de 215 km e impactó Texas, EE.UU., horas después, donde dejó daños estimados en 75,000 millones de dólares. A partir de ese momento, la actividad ciclónica en el Atlántico se pondría intensa.

“Irma”

Luego del desastre de “Harvey” nació “Irma” en el Atlántico Central el 30 de agosto y, para el 4 de septiembre, este ciclón tropical ya había alcanzado categoría 4 en la escala Saffir-Simpson; horas más tarde llegaría a ser el primer huracán catastrófico de la temporada al llegar a categoría 5 con vientos de 280 km/h.

Barrió con las islas del Norte de las Antillas y después llegó a la Florida, donde generó daños de hasta 118 mil millones de dólares y aproximadamente 108 fallecimientos.

“José”

Detrás de “Irma” siguió “José”, que alcanzó categoría 4 con vientos de hasta 255 km/h el 6 de septiembre, aunque sólo afectó el Norte de las Antillas Menores, específicamente la isla de Barbuda y se perdió en el Atlántico Norte.

“Katia”

Mientras tanto, en el Golfo de México, el 6 de septiembre, “Katia” se formó frente a las costas de Veracruz y Tamaulipas y horas después alcanzó vientos máximos de 165 km/h como un huracán categoría 2. Afectó directamente el estado de Veracruz, donde impactó y se disipó.

“Lee”

Este huracán se formó el 15 de septiembre en el Atlántico y alcanzó categoría 3 de la escala Saffir-Simpson con vientos de hasta 185 km/h.  Se movió al Norte sobre el Atlántico y no causó afectación alguna.

“María”

Nació como tormenta tropical el 16 de septiembre en el Atlántico y 48 horas más tarde se convirtió en huracán categoría 4; el 19 de septiembre llegó a categoría 5 con vientos máximos de 280 km/h.

Este huracán hizo pedazos la isla de Puerto Rico, donde causó grandes daños que ascendieron hasta los 106 mil millones de dólares y mató a mil 298 personas; fue el más mortífero de la temporada.

“Nate”

Una baja presión frente a Costa Rica evolucionó a la tormenta tropical “Nate” el 5 de octubre, cruzó Nicaragua y Honduras y pasó frente a las costas de la Península de Yucatán días más tarde sin afectarla y luego alcanzó categoría de huracán 1 con vientos de 150 km/h en el Golfo de México para luego impactar el Sureste de EE.UU.
Este ciclón mató a 36 personas a su paso y dejó daños de hasta 1.7 millones de dólares.

“Ophelia”

A pesar de que este ciclón tropical no llegó a América, alcanzó vientos de 185 km/h y, de manera poco usual, afectó la isla de Irlanda el 14 de octubre como huracán categoría 3; es el primer huracán mayor que se acerca tanto al continente europeo.

“Phillipe”

Después de cruzar las costas de Honduras y Nicaragua, “Phillipe” nació el 28 de octubre como tormenta tropical sobre el Caribe Occidental con vientos de hasta 95 km/h con rumbo al Norte, donde afectó Cuba, Bahamas y la Florida; dejó daños de hasta 47 millones de dólares y 10 muertos.

“Rina”

La tormenta tropical “Rina” se formó el 6 de noviembre sobre el océano Atlántico y alcanzó vientos máximos de hasta 65 km/h. No afectó tierra firme.
De esta manera, 2017 pasará a la historia como una de la las temporadas más catastróficas y mortíferas desde 2005.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.