Comerciantes piden que el gobernador de Oaxaca vete ley que prohíbe venta de comida calórica a menores

Publicado agosto 07, 2020, 2:08 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 6 mins

MÉXICO.- Recibimos de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) un posicionamiento respecto a la prohibición de venta de productos de alto contenido calórico a los menores de 18 años en Oaxaca.

ANPEC argumenta que es un atentado contra el pequeño comercio, provocará cierre de negocios, desempleo y mayor pobreza en Oaxaca.

Por ello, demanda al Gobernador Alejandro Murat a que su gobierno no le dé la espalda a su pueblo y vete esta Ley que nació muerta.

A continuación, el posicionamiento de la ANPEC:

Los diputados locales de MORENA, comandados por Magaly López Domínguez y Horacio Sosa Villavicencio, orquestaron una mayoría artificial de 31 legisladores que este 5 de agosto, votaron por la prohibición de la venta de productos de alto contenido calórico (chocolate, panes, confitería y refrescos) a los menores de 18 años, quienes para poder acceder a estos productos tendrán que ir acompañados de un adulto que les autorice la compra. Para la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), esto es un verdadero atentado contra el pequeño comercio en México.

“A partir de aquí, Oaxaca hace historia porque se ha convertido en el único lugar en el planeta que argumentando defender y garantizar un derecho a un sector de la población vulnerable, lo hacen legislando una “Prohibición”, votando una ley que nace muerta, una ley cuya vigencia será no positiva, ya que nadie en la vida real terminará atendiéndola por obtusa”, declaró Cuauhtémoc Rivera, presidente de ANPEC.

La fracción política que hoy controla el poder legislativo de Oaxaca es que desconocen el hecho de que 66% de los oaxaqueños viven en pobreza. No importándoles esta realidad emiten este decreto que golpeará duramente a la economía popular y a la menguada economía del Estado. Industria como la turística, restaurantera, chocolatera, confitería, panificación, lácteos, refrescos, entre otras, serán impactadas por esta errada normativa.

58 mil pequeños comercios (tiendas de abarrotes, taquerías, fondas, antojerías, locatarios de la central de abastos) verán caer más sus ventas, muchos cerrarán sus puertas y perderán su modus vivendi. Por otra parte, los consumidores sufrirán desabasto y especulación de precios, viendo más afectados sus bolsillos y monederos. Este escenario dantesco no mejorará la salud de los oaxaqueños y sí los marginará todavía más.

“Es lamentable que los oaxaqueños sean condenados a este escenario de prohibición. Históricamente está demostrado que este método, desde la época del icónico mafioso Al Capone, en lugar de aminorar el consumo lo incrementa. La prohibición promueve la informalidad, ilegalidad, evasión, nulo control sanitario, mayor riesgo de salud, extorsión, corrupción, desabasto y especulación”, afirmó Cuauhtémoc Rivera.

Por si a los oaxaqueños les faltara padecer algún mal, estos 31 jinetes del apocalipsis que creen representar a sus pueblos, con la aprobación de este decreto, le han dado la espalda, traicionando su confianza al anteponer su agenda política personal y de grupo a los intereses de la sociedad. “Si realmente les preocupa la salud de los menores, entenderían que la urgencia social es otra: controlar la pandemia, evitar contagios, frenar los decesos, condiciones para la reactivación económica, recuperar empleos perdidos, ingresos caídos, devolver poder de compra al hogar, al menos para lo esencial y obligado”, demandó Cuauhtémoc Rivera.

Estas son las verdaderas preocupaciones de los oaxaqueños en estos momentos, tratar de cambiar la conversación y poner al centro el tema de nuevos hábitos de consumo es un garlito, ya que, si bien es necesario, no es lo que apremia.

La pandilla de los 31, con este decreto, ha pateado dos veces la misma piedra. Basta recordar que en 2013 a nivel federal ya se decretó una prohibición: la venta de estos mismos productos en las escuelas públicas y privadas de todos los niveles. Preguntémonos: ¿se acató este decreto? ¡Claro que no! Lo mismo pasará con este atraco legislativo que para lo único que servirá será para empobrecer más a los oaxaqueños y para fomentar la corrupción.

La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC) exhorta al Gobernador Murat a vetar esta Ley que causará mayor dolor y pobreza a la población de nuestro querido Oaxaca.