Cemento egipcio es ‘manzana de discordia’ entre empresarios constructores y sindicatos

Publicado agosto 19, 2018, 8:13 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

El cemento egipcio se convierte en Yucatán en manzana de discordia entre empresarios, constructores y sindicatos, ante los presuntos daños de salud que sufren los alarifes.

Pese la polémica, las autoridades se niegan a efectuar un estudio para corroborar el riesgo que existe con el manejo de dicho producto de importación.

El representante de los alarifes afectados, Juan Moo Moo, lamentó la actitud de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) en Yucatán, de minimizar la problemática así como de aseverar que continuarán usando tal cemento en sus obras.

Remarcó la necesidad de efectuar actividades de prevención por el manejo del “Arabian Cement”, producido en Egipto, el cual ha provocado quemaduras e intoxicación a los alarifes de Kanasín.

Sin embargo, “todo parece indicar que las autoridades no les interesa la salud de los yucatecos, y en su caso, de los albañiles”, dijo.

Aclaró que los afectados presentaron daños en la piel, hinchazón en diversas partes del cuerpo así como escoriaciones, las cuales se originaron al emplear dicho producto importado de Turquía

El dirigente de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), Pedro Oxté Conrrado, manifestó que hay quejas de los sindicatos de construcción afiliadas relacionadas a las quemaduras y excoriaciones que sufren con el empleo de tal producto.

Recomendó a la Canadevi a tomar en cuenta la salud de los trabajadores así como procurar que las casas que se venden a los trabajadores sean de calidad.

“En su búsqueda de bajar costos, los empresarios no deben atentar contra el patrimonio de los trabajadores y contra de la salud de los alarifes”, acotó el dirigente.

Moo Moo aseveró que “hay un riesgo, y ya no sólo yo lo digo, sino también un líder sindical, pero aun así, en el gobierno prevalece el desinterés por la salud de los albañiles”.

Explicó que primeramente la empresa Comercio para el Desarrollo Mexicano del Sureste (CDMS), ubicada en el kilómetro 10 de la carretera Mérida – Cancún, específicamente, en el tramo de Teya a San Pedro, importó el cemento, el cual arribó a Mérida a través del Puerto de Altura de Progreso.

Asimismo, expresó el producto fue comprado por el actual presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) en Yucatán, Armando Valencia Castillo, a quien “no le importa si es de poca calidad o si daña la salud de los albañiles”.

Por su parte, Valencia Castillo refutó las acusaciones y aseveró que hasta el momento, ninguno de los mil 500 alarifes con que cuenta en las más de 50 desarrollos habitacionales de la Canadevi ha presentado problemas de salud relacionados con el empleo del cemento egipcio.

Aclaró que la Canadevi compró la mitad del embarque, es decir, 120 mil sacos y la otra parte, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC).

Finalmente, el secretario general del Sindicato de Terraceros, Similares y Conexos de Yucatán, Eusebio Moo Tec, indicó que hasta el momento, ninguno de los 400 afiliados ha presentado cuadros de quemaduras o de intoxicación.

Pese a ello, solicitó al Gobierno del Estado a efectuar un estudio para determinar si el cemento de importancia es causante de salud a la salud.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.