Celebra 100 años la primogénita de una longeva familia, en la Sambulá

Publicado enero 07, 2020, 2:21 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 5 mins

MÉRIDA, 7 de enero de 2020.- Rodeada de su extensa familia, que llega ya hasta la quinta generación, ayer 6 de enero celebró sus 100 años de vida la señora María Margarita Pech Tzab, oriunda de Dzitbalché, Campeche, pero radicada desde hace más de 70 años en Mérida.

En la casa que habita la centenaria, ubicada en la calle 100 entre 75 y 77 de la colonia Sambulá, se realizó un festejo como a ella le gusta, el cual incluyó una novena para dar gracias por sus “primeros 100 años de vida”, y también mariachis, comida y mucho amor.

En la celebración estuvieron sus siete hijos, sus casi 40 nietos, bisnietos y hasta una tataranieta que ya tiene un hijo, todos ellos acompañados de sus respectivas familias.

También estuvieron presentes las tres hermanas menores de doña Margarita, igual de longevas que ella: Juanita (98 años), Rosa (97) y Concepción (95).

Cuando las hermanas se tomaron una foto juntas no falto quien comentara que reunían entre todas casi 400 años de vida, 390 para ser más precisos.

No pudo llegar a la fiesta el “hermanito” de las longevas mujeres, Emilio de 88 años, quien por diversos motivos no pudo viajar desde Campeche.

Doña Margarita estuvo casada con el señor Pedro Pablo Cauich Cauich, quien era albañil y por motivos de trabajo se mudó con su familia de Campeche a Mérida, a principios de los años 50 del siglo pasado.

Doña Margarita acompañada de sus hermanas: Juanita (98 años), Rosa (97) y Concepción (95).

Al principio vivieron por la calle 69, en el rumbo de la Gatita Blanca, pero años más tarde se mudaron a la Sambulá, donde ocuparon diversos predios hasta que lograron su casa.

Doña Margarita siempre fue ama de casa, en ese tiempo no se estilaba que la mujer saliera a trabajar, pero tuvo la ardua labor de crecer a siete hijos, y actualmente todos ellos viven, con mujer e hijos ya casados, todos con nietos y hasta bisnietos.

Los hijos son: María del Socorro Cauich Pech (77 años), María de los Ángeles (75 años), Reynaldo Gaspar (73), Manuel (70), Luis Felipe (68), Francisco Javier (62) y Rosy (55).

Por ahora doña Margarita no camina a causa de una caída que sufrió cuando estaba en la iglesia de La Ermita. Siempre ha sido una mujer muy religiosa y cuando podía moverse por sí misma se iba a cuanto evento demla iglesia católica la invitaran.

Sin embargo, hace como 12 años sufrió el accidente y se le fisuró una pierna. Sus hijos consideran que no recibió una terapia adecuada, y desde entonces está en silla de ruedas.

Es una adorable abuelita que aunque ya perdió mucho del sentido del oído, es muy lúcida y si se le habla fuerte puede sostener una plática.

Sus recuerdos están intactos y los narra como si hubieran sido ayer. Por ejemplo, cuando conoció a su esposo, el día que se casó, el nacimiento de sus hijos, dónde nació y qué hacía de niña.

Al preguntarle cuál considera que es su secreto para ser tan longeva dijo que ninguno, aunque en la charla con los periodistas de Yucatán Ahora mencionó que siempre llevó una vida saludable, sin excesos, alimentándose bien. De niña todas las mañanas tomaba una jícara de leche bronca de chiva.

Tal vez ese sea en parte su secreto, pero viendo a sus hermanas no hay duda que la constitución genética de los antiguos caminantes del Mayab influye mucho para longevidad de esta familia.

Nacida un 6 de enero de 1920, entre las 4 y las 5 de la tarde, doña Margarita ha visto pasar a más de 20 presidentes de México y ha visto transcurrir ya los primeros 20 años del siglo XXI.

Todos los días le da gracias a Dios por su vida, por todo lo que tiene, que para ella es el cariño de su extensa familia, la cual todos los días pide que se las conserve muchos años más.