Callada, productiva labor de una cantera de peloteros en Pacabtún

Publicado junio 04, 2021, 1:48 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 13 mins

Texto y fotos: Alejandro Flores Melo

Gratitud y trabajo son dos palabras infaltables en el vocabulario de Santiago “Huevito” Huchim, quien a fines de mayo llevó a un equipo yucateco a ganar el boleto al Mundial de la organización USSSA Baseball.

“Huevito” Huchim, aún con una corta experiencia como mánager, pero con mucho camino recorrido como beisbolista (estuvo en sucursales de los Sultanes de Monterrey, debutó en la Liga Mexicana con los Olmecas de Tabasco y luego pasó a los Leones; además de su trayectoria como amateur), es también un tipo entusiasta y orgulloso de sus raíces.

Agradece a Dios antes que a nadie; luego, a su padre, Santiago Huchim Flores, por enseñarle el A,B,C del béisbol, en el que incursionó desde pequeño; agradece todo lo que ha vivido en sus años en este deporte, a quienes han apoyado sus proyectos y a quien, de manera desinteresada, les brindó lo necesario para que el equipo de los Indios, representando a Yucatán, participara en el reciente Nacional jugado en Veracruz.

Santiago hizo sus pininos en el rey de los deportes a los cinco años de edad, bajo la instrucción de su padre, quien entrena a niños y jóvenes desde hace 30 años en el campo Manuel Loría Rivero de Pacabtún, donde funciona la academia Santiago Huchim.

“Huevito” Huchim, quien se desempeña principalmente como segunda base, llegó a préstamo a los Olmecas, equipo que luego lo adquirió y, posteriormente, lo envió a los Leones. Estuvo dos años en cada organización.

En 2012, a los 24 años de edad (cuatro años después de su debut en la Mexicana), decide que su prioridad es tener estabilidad laboral, lo que lo llevó a dejar el circuito veraniego e ingresar al Colegio Montejo: “Me inclino por ese proyecto por la promoción del béisbol en una institución en la que reinaba el fútbol. Logramos buenas cosas, entre ellas que varios jugadores surgidos del plantel fueran llevados a torneos internacionales”.

Admite que recibió otras ofertas para retornar a la Mexicana, pero no le convino en el aspecto económico. Fue su decisión y no se arrepiente.

Jugando en equipos de otros estados (Sonora, Sinaloa, Tabasco y Veracruz) se percató de la existencia de instituciones formadoras de peloteros. Al retornar a Mérida habla con su padre al respecto y crean de manera formal la Academia Santiago Huchim, la cual cuenta actualmente con más de 100 peloteros de 8 a 23 años e, incluso, con dos equipos femeniles de sóftbol, uno de novatas y otro de primera fuerza, con jugadoras de 13 a 30 años de edad.

“Nuestro objetivo al crear la academia fue ofrecer un lugar donde niños y jóvenes tuvieran un desarrollo continuo, lo más completo posible, y con un impacto real en su juego, en su vida.

“Los niños y jóvenes son instruidos desde los puntos básicos hasta los finos del béisbol. Desde cómo tocar la bola, correr las bases, cómo realizar jugadas defensivas y enfrentar diversas situaciones de juego, qué ‘swing’ hacer dependiendo de si hay gente en base, cómo va la cuenta y el ‘score’. No es sólo hacer un buen ‘swing’”, apuntó.

En el afán de no estancarse y de ofrecer una enseñanza de calidad, en la Academia Santiago Huchim han colaborado couches de la talla del zurdo Mercedes Esquer, el ex pingo Daniel Fernández y Carlos Peña, quien fue campeón con los Sultanes.

La Olimpiada Nacional

Uno de los grandes logros de la academia fue obtener para Yucatán la medalla de plata en la fase final de la Olimpíada Nacional (categoría 13-14 años) en 2015, en Monterrey, al caer en el último partido ante Baja California, 2-1.

“Huevito” Huchim recuerda que les entregaron a la selección yucateca con poco tiempo para prepararla. En ese tiempo su papá era el mánager y él, couch. “Viajamos a varios municipios del Estado en busca de jugadores que reforzaran al equipo, para que fuera lo que nosotros queríamos. Aquí (Pacabtún) venían a entrenar. Hablamos con el IDEY para pedir que nos autorizara hacer un campamento de una semana antes del nacional… Se hizo el trabajo pensando en la mejor preparación posible, y los resultados nos dieron la razón”.

La medalla de plata les abrió también las puertas para que en 2015 ganaran el Premio estatal al Mérito Deportivo de mejor equipo en deportes de conjunto.

Monarcas en Veracruz

En el reciente nacional Sub-23 (torneo oficial, aunque no federativo) efectuado en Veracruz, Yucatán estuvo representado por los Indios, un equipo “bien pensado” y preparado, y el título fue el premio al esfuerzo y trabajo conjuntos.

El entrevistado agradece de manera muy especial el apoyo que les dio Carlos de León, cuyos hijos forman parte de la academia. “Él se ofreció a cubrir todos los gastos del equipo, y lo hizo. Trataron al equipo como si fuera profesional. Los muchachos no tuvieron preocupaciones externas y pudieron enfocarse en jugar y ganar. Ni mi papá ni yo habíamos visto a un particular que patrocine a un equipo de ese modo”.

En un par de semanas deberá llegar una carta de los organizadores del Mundial de Orlando (se jugará en septiembre, en fecha por definir), que servirá para tramitar, entre otras cosas, las visas para los jugadores. Santiago papá e hijo esperan recibir apoyo de autoridades deportivas para realizar los trámites.

En el Nacional los Indios derrotaron a la Liga Petrolera de la Ciudad de México, 6-2; a Córdoba, 14-2, y a Cuitláhuac, 3-2.

En su corta carrera como mánager, “Huevito” Huchim ha sido campeón en la Liga Yucatán, y aunque serlo también tiene su mérito, señala que haberse coronado en la primera ocasión que dirige en un nacional es, sin duda, su mayor logro como timonel.

Añade que le han ofrecido dirigir en la Liga Meridana, pero aún no quiere dejar su carrera como jugador.

Proyecto ambicioso

La pandemia también ha afectado a la Academia Santiago Huchim: no pudo llevar al cabo su campamento de verano en 2020, con lo que dejaron de participar unos 80 jugadores, y también ha postergado la organización de un torneo internacional en las categorías 11-12, 13-14 y 15-16 años, del cual ya han platicado con las autoridades.

Se busca traer equipos de Panamá, República Dominicana, Venezuela, Puerto Rico, Estados Unidos, Cuba y, obviamente, México. “Tenemos los contactos para hacerlo realidad. De todos esos países, Cuba sería el más difícil de conseguir, pero no por ello dejaré de intentarlo. Las dos primeras categorías, además, son un poderoso imán para los buscadores de talento, lo que propiciaría que vengan varios de ellos. Sería un torneo de alto nivel”.

“Se tenía pensado organizarlo este año, pero se ve muy difícil por la pandemia. La idea le gustó a autoridades municipales, que nos apoyarían para efectuarlo”, manifestó.

Mike Brito y Don Santiago

Una historia poco conocida es la de don Santiago Huchim Flores, padre del “Huevito”, quien en sus años mozos “jugó en el circuito independiente South League, clase Doble A libre, en Los Ángeles”.

Don Santiago, quien defendía las paradas cortas, fue dirigido nada más y nada menos que por Mike Brito, el “scout” que descubrió a Fernando “Toro” Valenzuela y lo firmó para los Dodgers. Alternó con peloteros que hicieron historia, entre ellos José Tolentino y “Babo” Castillo, el que le enseñó al zurdo de Etchohuaquila a lanzar el “screwball”, también conocido como tirabuzón, así como Jesse Orosco y Manny Álvarez.

Santiago papá fue Novato del Año en esa liga, así como también lo fue en la Campechana. Jugó además en la del Caribe, en la que militó con el equipo de Isla Mujeres. Vio acción en el partido inaugural del estadio Beto Ávila de Cancún.

Mariachis de Guadalajara

En noviembre del año pasado se iniciaron las pláticas que llevaron a “Huevito” Huchim a enrolarse como “scout” de los Mariachis de Guadalajara, nuevo equipo en la Liga Mexicana. “En diciembre llegamos a un acuerdo y desde enero formo parte oficial del cuerpo de buscadores del club”.

Incluso ya firmó a un jugador veracruzano para la organización tapatía, el cual ya se encuentra en la sucursal del equipo en Ciudad Obregón, Sonora. Además, ya detectó a varios yucatecos, con los que ya platicó e incluso les dio un plan de entrenamiento de un mes para poder ver cuánto mejoran. “Esto nos dará una mejor idea de hasta dónde pueden llegar”.

Santiago forma parte de un grupo de “scouts” que trabajan juntos desde hace cinco años. Estuvieron con Monclova y Pericos de Puebla. Admite que le hubiera gustado realizar esta función con los Leones, con quienes inició pláticas, pero no avanzaron. Sin embargo, no descarta algún día poder pertenecer de nuevo al club melenudo.

Santiago Ermilo Huchim Flores (izquierda), Santiago Julián Huchim Paz y el pequeño Santiago Gael Huchim Tamayo, tres generaciones en el campo de Pacabtún