Buscando a Lía: una lucha de cinco meses que aún mantiene viva la esperanza

Publicado agosto 14, 2020, 3:08 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 9 mins

MÉRIDA.- El pasado sábado 21 de marzo, Lia, una perra cocker spaniel de 14 años, se extravió en el rumbo del fraccionamiento Las Américas.

Han pasado casi cinco meses y su dueña, Estefanía Escamilla, continúa con la búsqueda que ahora se ha expandido por toda la ciudad con carteles en autobuses, lonas y una gran comunidad que se ha sumado para recuperarla.

Entrevistada por Yucatán Ahora, Estefanía informó cómo fue la desaparición de Lía, quien dejó solo a su hermano Jack, un perro de la misma edad, cuando ambos se escaparon el 21 de marzo.

“Se perdió el 21 de marzo, ella junto con su hermano Jack se salieron de la casa cuando yo salí a pasear con otros de mis perros, pero salieron creo por su desesperación de ir atrás de mí.

Cuando yo volví encontré a Jack a dos calles de la casa y me di cuenta que Lia no estaba, yo salí corriendo y le iba preguntando a la gente si la vio, algunas personas me dijeron que sí, e incluso un niño me dijo que trató de agarrar pero corrió. Ahí es cuando empezó la búsqueda.

¿Cómo ha sido la búsqueda?

“Sucedió alrededor de las 7 de la noche en el fraccionamiento Las Américas, duré como hora y media buscando a pie, mi novio me ayudó y después fuimos por el coche, pasamos toda la noche buscándola, regresamos entre las 4 y 5 de la madrugada, sin éxito y al día siguiente a las 7 de la mañana ya estábamos afuera de nuevo.

Mucha gente la vio, pero nadie la agarró, ella traía una lucecita led en el collar, yo duré alrededor de 25 días en la calle día y noche, me la vivía poniendo lonas y carteles, iba a veterinarias, a pueblos, a donde me decían que la vieron, fui hasta Itzincab.

En todo ese tiempo desgraciadamente no tuve ninguna pista, excepto en algunas casas donde me acerqué por las cámaras de seguridad, hubo dos que me permitieron y me ayudaron, y en las dos sale Lía donde se ve caminando. El último lugar donde la vieron fue el domingo en la madrugada en San Antonio Hool, es la pista más real que tengo”, explicó.

Lía aún no aparece. En su búsqueda, Estefanía acudió a una casa donde le habían dicho que se encontraba Lía, pero se trataba de otro perro de la misma raza, al cual decidió adoptar, esto la motivó a crear una red en la que ahora ayuda a rescatar perros.

“Una persona me dijo que acababa de agarrar a mi perra, me enviaron la foto, era de la misma raza, pero estaba mal, yo fui por el perro, se llama Luca, estaba fracturado, sus operaciones son super tardadas y pasó casi dos meses encerrado en una jaula y fue cuando empecé a rescatar, en mi búsqueda ya empecé a ayudar perros de la calle, abandonados, perdidos, y esto ha sido de cierta manera una terapia para mí, en cuatro meses llevo como 16 perros que me han ayudado a poder seguir”.

Extorsión:

De igual manera, explicó que ha intentado ser extorsionada por personas que piden la recompensa para su rescate:

“La primera vez que puse una recompensa de cinco mil fue cuando más me intentaron extorsionar, es una práctica muy común que yo no sabía, te dicen que pasan por la ciudad y la encontraron y se la llevaron a otro estado, entonces te dicen que ellos la tienen y tienes que pagarles el boleto para que te la puedan enviar, a mí me lo hizo un señor diciendo que estaba en una parte de Quintana Roo, te hablan y cuando los escuchas suenan convincentes, hacen que el perro llore, pero ahí dije que no era Lía”.

“También me hablaron para decirme que se la encontraron y la empeñaron y que necesitaban dinero para moverse y ver donde está, pidieron 700 pesos, también hubo lo de un fotomontaje, pero mucha gente la vio y tuvo muchos comentarios, entonces creo que la persona tuvo miedo y creo que ya no le dio ganas de pedir dinero”, expuso.

También informó de Jack, el hermano de Lía que cayó deprimido:

“Jack, su hermano, no está a costumbrado a estar sin Lía, son hermanos de la misma camada, desde bebés siempre han estado juntos y el cambio tan radical en el que no está la perra y yo tampoco, él se deprimió y empezó a tornarse agresivo y lo tuve en terapia porque nunca se había puesto así”.

Por lo pronto, la búsqueda de Lía continúa y Estefanía no pierde las esperanzas de volver a encontrar a quien durante muchos años ha formado parte de su familia.

Hace unos días, una persona con malas intenciones arrancó todos los carteles que habían colocado en los alrededores de la zona. Ahora, Estefanía ha implementado la búsqueda con carteles en los autobuses, donde ofrece una recompensa económica a quien le brinde información verídica sobre Lía.

Aunque muchas personas han comentado de manera negativa sus publicaciones, Estefanía aseguró que lo único que le importa es tener de vuelta a su mascota, por lo que le envió un mensaje a la persona que pudiera tener a Lía.

“Si tienes a Lía solo te pido le permitas pasar sus últimos años conmigo que la he tenido desde que nació, el perder de esta forma un ser querido es una experiencia sumamente difícil, apelo a tu buen juicio y corazón para que hagas lo correcto, estoy segura que hacerlo te llenará de bendiciones y paz a tu corazón. Puedes dejarla en un lugar seguro, amarrada, y solo enviarme un mensaje con su foto, dándome el lugar y hora yo iré inmediatamente por ella. Por favor, la vida es una rueda de la fortuna y no sabemos qué nos depara más tarde… nuestras acciones siempre impactan positiva o negativamente nuestras vidas, permítete que con esta acción de amor, la vida te recompense…

“No se cuestionará nada en absoluto, no habrá ninguna represalia, te lo prometo, todo será de manera anónima y a cambio de ella, tengo una excelente recompensa… Te lo pido con el corazón en la mano”, finalizó.

Para cualquier información se dejan los números 9992 44 00 01 y 552 173 7251 o en la página de Facebook: Buscando a Lía.