Barbarie disfrazada de promesa religiosa en Sucilá

Aunque salió a negarlo tras críticas de activistas, el alcalde de Sucilá, Diego Lugo Interián, dio luz verde a torneos de lazo en su municipio, solo que ocultos con el nombre de corridas de promesas. Varios videos en internet lo delatan.

797

Aunque Diego Lugo Interián, alcalde de Sucilá, negó que hubiera autorizado un torneo de lazo disfrazado de corrida de promesas, como denunciaron activistas a favor de los animales, finalmente este tipo de eventos sí se realizaron el fin de semana en dicho municipio del oriente de Yucatán.

Incluso se menciona que hubo varios caballos destripados en dichos eventos taurinos, enmarcados en los festejos en honor a la Virgen de la Natividad de María Santísima, patrona de Sucilá.

En un cartel que estuvo circulando vía redes sociales en varios municipios se invitaba a participar en la corrida de promesas que se realizaría el viernes 6 de septiembre.

Este hecho motivó denuncias de activistas e integrantes de la Asociación de Cabalgantes en Timizín, entre ellos el ex alcalde de esa ciudad, Pedro Couoh Suaste.

En respuesta a estas críticas, Lugo Interián salió a declarar que de ninguna manera habría torneos de lazo sino corridas tradicionales donadas por otros municipios.

Sin embargo, varios vídeos que circulan en redes sociales lo desmienten, pues ahí se evidencia que fueron torneos de lazo. Como puede apreciarse en una transmisión en vivo, solo al principio, durante un breve tiempo, participan toreros que lidian al toro unos minutos y luego se retiran.

Acto seguido, tras la lectura de quién hace la promesa, se procede al torneo de lazo en el que participan varios vaqueros tratando de lazar al toro por los cuernos.

En la transmisión puede verse que entre el público hay varios niños, lo cual está prohibido de acuerdo con recomendaciones que hizo la Codhey a los municipio para la protección de la infancia de Yucatán.

Sobre el tema, el ex diputado Couoh Suaste consideró que urge modificar la ley para cerrarle la puerta a los alcaldes que quieran seguir con este tipo de actos.

Señaló que la corrida de postín en Tizimín es distinta, porque no entran vaqueros a lazar al toro. Ahí ponen el embarcadero y se lleva al toro en cajón cerrado, se suelta y ahí mismo regresa el animal.

Comentarios

Comentarios