Balance del Covid-19 en Yucatán, a tres semanas de que se asomó la amenaza

Publicado marzo 18, 2020, 1:53 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

MÉRIDA, 18 de marzo de 2020.- Han pasado ya más de tres semanas desde que se tuvo la primera noticia del coronavirus Covid-19 en Yucatán, un caso sospechoso que posteriormente se descartó, pero desde entonces las autoridades pararon las antenas y comenzó una permanente campaña para crear conciencia sobre esta enfermedad que ha puesto de cabeza al mundo.

Tras la reprogramación del evento más importante del año en Yucatán, el Tianguis Turístico Mérida 2020, se aceleró la entrada del estado a la fase uno del temido virus, y el viernes 13 de marzo se confirmó el primer caso: una mujer de 57 años que viajó a España y regresó vía Cancún, de donde se trasladó por carretera a Mérida.

La mujer llegó asintomática a Yucatán, pero a los pocos días comenzó a presentar manifestaciones de la enfermedad, por lo que requirió atención médica y ahí se confirmó que había contraído el Covid-19.

Hasta el martes 17 de marzo ya sumaban cinco casos, todo ellos “importados”, es decir, que contrajeron la enfermedad en otros países a los que viajaron en las últimas semanas.

Por ahora Yucatán se encuentra en la fase uno de la enfermedad, con medidas preventivas que algunos consideran “extremas”, pero en declaraciones que hizo el gobernador Mauricio Vila aseguró que “no son exageraciones, el Covid-19 no es broma, es algo que hay que tomarse muy en serio”.

“No queremos llegar a situaciones extremas como España, Italia o Francia”, advirtió el mandatario al subrayar que en esos países no se dimensionó la amenaza y hoy han tenido que tomar medidas que afectan a su gente, su economía y su contexto social.

En Yucatán se han suspendido las clases para propiciar el aislamiento social, pero algunas personas han tomado este periodo como vacaciones y han ido a la playa, van a paseos o acuden a parques.

La policía ha tenido que invitarlos a que se retiren y que se queden en casa. Esto ha ocurrido en el puerto de Progreso, en Tizimín, Tekax, Kanasín y otros municipios donde la gente no ha acatado la disposición de evitar aglomeraciones y concurrencias en sitios públicos.

El Gobierno del Estado dispuso la instalación de filtros sanitarios en las carreteras que conectan con Campeche, Cancún y Chetumal. También están en el aeropuerto y en las terminales de autobuses que reciben a pasajeros provenientes de otros estados.

Diversos espectáculos y eventos deportivos organizados por particulares y por el gobierno se han suspendido. Algunos ya no se realizarán y otros se han reprogramado para nuevas fechas.

También han cerrado sus puertas casinos, centros nocturnos y pende la advertencia de cierre temporal de restaurantes y centros comerciales.