Bajan suicidios en Campeche y Quintana Roo, pero en Yucatán al alza

Publicado septiembre 08, 2020, 6:12 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 7 mins

MÉRIDA.- En la Península de Yucatán, durante 2018, se registraron 429 suicidios, con un aumento superior al siete por ciento con respecto al año anterior, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) al establecer que Yucatán estuvo entre las 10 entidades con mayor incidencia.

Asimismo, mientras que en Campeche y Quintana Roo se registró un decremento, en Yucatán el crecimiento fue mayor al 20 por ciento, e incluso, superó notablemente el promedio nacional.

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se celebra cada 10 de septiembre, el Inegi presentó la información estadística correspondiente a 2018, sin embargo, maneja tres cifras diferentes en torno al número de personas que optaron por quitarse la vida.

Tan sólo en el boletín informativo, el Inegi maneja seis mil 710, pero en la gráfica estadística de los “Suicidios registrados” de 1994 a 2018, ubicada en el Banco de Indicadores de la página electrónica, la suma es de seis mil 808, pero al sumar el total de las 32 entidades federativas, el acumulado es de seis 470 casos.

Con base a las cifras del Banco de Indicadores del Inegi, hay un aumento del 3.8 por ciento con respecto a la cifra del año anterior, que fue de seis mil 559.

En esta ocasión, la mayor problemática se registró en Jalisco, con 630 casos, el 9.25 por ciento, seguido de la Ciudad de México, con 584 suicidas, el 8.6 por ciento, y Guanajuato, con 504 defunciones, el 7.4 porcentual.

Según comunicación Social del Inegi, la diferencia entre las dos primeras cifras radica en que en el Banco de Indicadores se contemplan los posibles casos de suicidios así como los registrados en años anteriores.

Mientras que del otro extremo de la tabla está Colima, con 51 personas que optaron por salir por la puerta falsa, seguido de Tlaxcala, con 55 casos, y Baja California Sur, con 57.

Asimismo, en la Península de Yucatán fueron 429 fallecimientos por lesiones autoinflingidas, con un incremento del 7.25 por ciento en comparación con el año anterior, cuando el acumulado fue de 400.

Tan sólo en Yucatán se fueron 235 las personas que decidieron por la conducta de autodaño, cuyo crecimiento fue del 23 por ciento con respecto a 2017, cuando el total fue de 191.

Incluso, en 25 años es la cifra más alta mortal de personas que optaron por la lesión auto infligida intencionalmente, y 2018 fue el cuarto año con más de 200 casos, ya que en 2010 fueron 209; en 2009 fueron 219, y en 2016 fueron 224.

En esta ocasión, Yucatán se ubicó en el décimo lugar de la tabla nacional, incluso, de 2010 a la fecha, nunca ha estado entre las tres primeras entidades federativas con mayor incidencia.

Tan sólo en 2010 estuvo en el octavo sitio mientras que en 2017 estuvo en el peldaño 14.

Mientras que en Campeche hay una disminución del 6.8 por ciento, al pasar de 74 a 69 personas que tomaron la fatal decisión, y en Quintana Roo, el decremento fue del 7.4 porcentual, pues pasó de 135 a 125.

Cifras oficiales

El suicidio es definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un problema grave de salud pública, que tiene la cualidad de ser prevenible. Para ello es necesario no solo atender los casos de depresión o intentos de suicidio, sino implementar estrategias para la detección temprana de posibles riesgos de suicidio.

En este sentido, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), la atención en salud mental en niñas, niños y adolescentes se vuelve un foco de atención, en tanto que es un grupo en el que también se encuentran fallecimientos por lesiones auto infligidas.

El 10 de septiembre, Día Mundial para la Prevención del Suicidio, se fomentan en todo el mundo compromisos y medidas para prevenir los suicidios.

En contribución a este propósito el Inegi ofrece información estadística actualizada sobre estos hechos y, en esta ocasión, con especial atención en el suicidio de niñas, niños y adolescentes.

La OMS señala que, para prevenir el suicidio, es necesario vigilar y dar seguimiento al número de casos, y mejorar la integridad, calidad y oportunidad de sus datos.

En el mundo cada año mueren aproximadamente 800 mil personas a causa de lesiones autoinfligidas, lo que significa un deceso por esta causa cada 40 segundos.

En México esta vigilancia es posible por medio de las estadísticas de mortalidad, que del total de fallecimientos ocurridos en 2018, cuya suma fue de 705 mil 149, reportan que seis 710 fueron por lesiones autoinfligidas, lo que representa una tasa de suicidio de 5.4 por cada 100 mil habitantes.

Mientras que en 2017, dicha tasa se encontró en 5.2 por cada 100 mil habitantes.

Con respecto al sexo de los fallecidos por lesiones autoinfligidas, prevalecen los casos en hombres, quienes tienen una tasa de 8.9 fallecimientos por cada 100 mil hombres, es decir, cinco mil 454, mientras que esta situación se da en dos de cada 100 mil mujeres, específicamente, mil 253.

Las muertes por lesiones autoinfligidas se concentran en el grupo de 30 a 59 años con el 46 por ciento; le sigue el grupo de jóvenes de 18 a 29 años con el 34 por ciento, así como las niñas, niños y adolescentes de 10 a 17 años con el 10 porcentual.

En el grupo de niñas, niños y adolescentes se reduce la diferencia entre hombres y mujeres que fallecieron por lesiones autoinfligidas, ya que seis de cada diez fueron hombres y cuatro de cada diez, mujeres.

Nueve de cada diez fallecimientos por lesiones autoinfligidas, exactamente el 88 por ciento, de niñas, niños y adolescentes de 10 a 17 años, fueron por ahorcamiento, estrangulamiento o sofocación.