ARTESANO MARTÍN PECH BUSCA PRESERVAR LOS JUEGOS TRADICIONALES

Publicado julio 16, 2022, 7:03 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

En tiempos donde la tecnología nos ha invadido y los niños se han enfocado en computadores, consolas, celulares y tabletas, Martín Pech Ancona, artesano de Izamal, está dedicado al rescate de los juegos tradicionales de la entidad como el tinjoroch, la kimbomba y el balero yucateco.

Pech Ancona cuenta un taller en su municipio, denominado “Ka’ bo’ ob Ku meyajo’ob”, que significa “manos que trabajan”.

“De eso se trata, preservar los juegos tradicionales de Yucatán y trabajar los productos que nos da la naturaleza, también realizamos el tallado de coco, representando la fauna silvestre del estado como el colibrí, el kau y otros”, indicó.

“Fabricamos tinjoroch, la kimbomba que tiene cierta similitud al béisbol o el balero, tres juegos muy característicos de aquí que se han ido perdiendo, tratamos de buscar que perduren en nuestra gente, dándoles a conocer los tipos de productos que elaboramos y cómo se juegan”, agregó.

De acuerdo con el izamaleño, esta tradición se ido perdiendo poco a poco tal y como sucedió en su momento con el henequén, y parte de la culpa la tiene la misma sociedad porque los padres de familia ya no lo inculcan a sus hijos el gusto por estas actividades, se van más por los aparatos electrónicos.

“Antes nos divertíamos de una forma sencilla, dinámica y alegre, además estos juegos son una forma muy tradicional y muy llamativa de ayuda al niño a calcular, a tener dinamismo, son actividades que invitan al pequeño a ser creativo, pero esas cualidades se han ido olvidando entre nuestros hijos y nietos, puede llegar el momento que se pierdan y es lo que intentamos evitar”, afirmó.

“Tenemos que hacer que perduren nuestros juegos, que los niños conozcan que hay kimbomba, tinjoroch, balero, que hay tablita mágica y el cirquero que incluso sirve para el estrés, tranquiliza. Hay que promover qué es, cómo se hace, nosotros hacemos demostraciones de cómo fabricamos, cómo peinar del sosquil y hacer el hilo como se hacía antes, con la mano y la rueda”, concluyó.