Artesano de leek confía en que el Tren Maya reimpulse sus productos

Publicado julio 06, 2021, 11:04 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 4 mins

En el taller “X-Kóokay” de Don Alfredo Poot Dzib, del municipio de Valladolid, los leks y las jícaras toman diversas formas artesanales que dan vida a obras verdaderamente artísticas, que son talladas con un pequeño esmeril donde se dibujan las costumbres y leyendas de los yucatecos.

Las plantas de la región del sureste como la de “lek”, es algo que se ha olvidado entre los cultivos del campo, esta es una mata trepadora, sus hojas y forma son parecidas a la calabaza, pero su fruto se asemeja a la jícara y cuando se seca se le hace un agujero en la parte de arriba para lavarlo bien y sacarle las semillas, estando seco y lavado, se usa como tortillero en muchas comunidades mayas; cabe resaltar que este fruto tiene variaciones de forma y tamaño, pero está en peligro de extinción.

Lámparas caladas, tortilleros con diversas formas dibujadas en su caparazón, las matrioskas yucatecas, alhajeros y hasta instrumentos musicales, han salido de la creatividad e imaginación del artesano vallisoletano, que se prepara para que cuando se active la economía con la llegada del Tren Maya al sureste, su tienda se transforme en galería, y ahí puedan adquirir los turistas estas artesanías con diseños únicos, que han viajado a diferentes partes de México y el extranjero.

“Hemos tenido gran éxito por la innovación de nuestros productos, hemos estado trabajado por un buen tiempo, estoy hablando que desde hace 15 años me dedico a este trabajo, el cual ha tenido buen impactado, muy buena aceptación, hemos estado en grandes eventos como la Semana de Yucatán en México, en Xmatkuil, en eventos en Mérida, en varios lugares, así como también he participado en concursos de artesanías a nivel estatal y nacional, donde he obtenido varios premios y la verdad este trabajo ha tenido muy buena aceptación hasta estos días”.

Para asegurar tener producto todo el año, Don Alfredo ha creado alianzas con campesinos que ahora siembran el fruto del lek, el cual dura en cosecharse aproximadamente nueve meses, pero ante la alta demanda de los clientes del artesano yucateco, esta alianza es benéfica para ambos, ya que, debido al éxito de los diseños plasmados como piezas únicas en el lek y jícaras, es una garantía que Don Alfredo les compre toda su cosecha a estos productores, y eso les anima a seguir sembrando y así rescatar esta semilla.

“El valor de nuestro trabajo aplicado en estas artesanías que realizamos, nos preocupa, por lo que hay que tener buen producto para poder mejorar las figuras que plasmamos y estar en el gusto de los clientes, siempre vamos a ser un taller reconocido creando nuevos diseños con técnicas innovadoras, y con eso aseguramos el éxito”.

Aprovechar y mejorar la economía de los artesanos en Valladolid con la llegada del Tren Maya, comienza con una luz de esperanza como la del “X-Kóokay” de Don Andrés, que está entusiasmado para que culmine este proyecto, donde dará a conocer sus piezas innovadoras arenales.

“Yo espero que, con la llegada del Tren Maya, como artesano me estoy preparando para aprovechar que la gente nos visite, vamos a tener una gran variedad de artesanías, espero estar a la altura del gusto de la gente, los esperamos aquí en mi taller, estamos aquí en Valladolid en la calle 41 #173-B entre 30 y 32, artesanías X-Kóokay”, finalizó.