Aparece trabajador de Nayarit extraviado en Yucatán; durmió en el monte

Publicado julio 29, 2020, 2:36 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

YUCATÁN.- El “traicionero” clima de la selva yucateca hizo de las suyas con unos trabajadores foráneos que participan en un proyecto de flora y fauna, vinculado con la instalación de un parque eólico en la carretera Cenotillo-Espita.

Uno de ellos se extravió cuando finalizaron su recorrido en los montes del kilómetro 7 y se disponían a retirarse del lugar durante la tarde de ayer martes.

De acuerdo con sus compañeros, el trabajador, identificado como Víctor B.G., de 41 años, y originario de Nayarit, fue vencido por el calor yucateco y presentó cansancio, por lo que se quedó atrás, mientras los demás salían para abordar sus vehículos.

Al ver que Víctor no retornó, sus compañeros se internaron de nuevo al monte, pero no lo localizaron.

Preocupados, dieron aviso a las autoridades municipales de Espita y lo reportaron como desaparecido, brindando sus características: alto, moreno, de cabello corto, vestía pantalón de mezclilla color azul, camisa de manga larga azul, gorra color negro y mochila negra con naranja.

Durante la noche se implementó un operativo de búsqueda en coordinación con ellos, pero tampoco lograron dar con su paradero.

Este miércoles a primera hora se continuó con el operativo, el cual fue suspendido, luego de que Víctor apareció en la casa de uno de los ingenieros en Espita, alrededor de las 11 de la mañana.

El trabajador informó que tuvo que dormir en el monte y al despertarse este día alrededor de las 6 de la mañana, buscó la manera de salir hacia la carretera y caminó hasta llegar al poblado.

Por fortuna, Víctor logró vencer a la selva yucateca sin complicaciones de salud, con una anécdota que recordará por toda su vida.

En otras ocasiones turistas se han extraviado en el monte, como se conoce popularmente la selva en Yucatán.

Si bien no es una selva tan densa, quien no la conoce bien puede extraviarse, aunado al calor cargado de una excesiva humedad que fatiga a quien no está acostumbrado al bochorno de la región.