Angustiada madre espera que el monte le devuelva a su hijo

Publicado septiembre 19, 2018, 8:00 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

I

Como las icónicas madres de la Plaza de Mayo, en Buenos Aires, Argentina, Candelaria Cohuo Ek no pierde la esperanza de que aparezca su hijo Juan Cohuo Can, desaparecido en montes de un rancho ubicado en la carretera Cacalchén-Hoctún.

En la búsqueda participan más de 120 personas, entre policías, bomberos, rescatistas y gente de Cacalchén. Ayer estuvo un agente canino entrenado para rastrear personas y el lunes sobrevoló la zona un helicóptero de la SSP, sin que ahora se tengan noticias del vaquero de 32 años que se internó en el monte en busca de unas reses extraviadas.

Mientras espera a los rescatistas, Candelaria platica que ella no es la madre biológica de Juan, sino su tía, pero ella lo creció desde que tenía cinco años, y también al hermano menor del desaparecido que en ese entonces tenía dos años.

Para ella es su hijo y como tal ha vivido momentos de mucha angustia desde que le informaron que se había perdido en el monte.

Todos los días doña Candelaria enciende una veladora y reza para que aparezca su hijo. Mejor si es vivo, pero en caso de que esté muerto quiere ver el cuerpo para que pueda estar tranquila.

Por lo pronto, advirtió que no se irá del lugar sino hasta que aparezca Juan.

El vaquero, como informamos, se extravió el sábado 15 de septiembre luego de que se internó al monte con otros compañeros en busca de una reses del rancho “Puha”, en la carretera Cacalchén-Hoctún. Todos salieron aproximadamente a las 8 de la noche, menos él.

A la búsqueda se unió el helicóptero de la SSP, así como numerosas personas de Cacalchén.

El rescate de los semovientes se efectuó el sábado aproximadamente a las 6 de la tarde y se concluyó dos horas después, sin que Couoh Can saliera del monte. Estaba preocupado porque si el ganado no aparecía a él se lo iban a cobrar.

Al ver que no salió del monte, lo estuvieron buscando durante un rato, pero suspendieron el rastreo porque ya estaba muy oscuro.

Al día siguiente se reanudó la batida que concluyó sin éxito, y hasta ahora ya son cuatro días y un poco más que permanece desaparecido.

La búsqueda ha sido intensa, pero hasta ahora no rinde frutos, lo que ya empieza a preocupar a los pobladores.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.