Ana Bertha fue abandonada y le quitaron a sus hijos tras presentar Mal de Parkinson

Publicado julio 21, 2020, 10:59 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

YUCATÁN.- Ana Bertha Cab Chí, es una mujer originaria de Panabá, quien perdió todo a causa del Mal de Parkinson, enfermedad que actualmente también le está arrebatando la vida.

Tras enfermarse, fue abandonada por su esposo, Pedro Monforte Cen, de Tizimín, quien al irse, se llevó a sus dos hijos de 13 y 6 años actualmente, debido a que ella ya representaba una “carga”, según el señor Pedro.

Ana Bertha vive en Yalsihón, comisaría de Panabá. Tuvo una niñez y juventud plena, nunca mostró indicios de padecer alguna enfermedad y logró crecer y casarse con el señor Pedro, con quien procreó a los dos pequeños.

Con el paso de los años, la enfermedad se hizo presente, inició con algunas convulsiones y posteriormente perdió lucidez. Hoy, vive la mayor parte de su tiempo en un mundo alejado de la realidad.

Tras ser abandonada, quedó en manos de su madre, una mujer de la tercera edad, quien con carencias y dificultades la atiende todos los días.

La mamá recordó que incluso, llegó a mantener al esposo de Bertha, debido a que se quedó sin trabajo por mucho tiempo, pero ahora él se ha marchado con sus hijos, dejándola sola a su suerte.

El rencor invade a la mamá, quien vio como su hija trabajó y desvivió para apoyar a su esposo e hijos, para que al final, sea abandonada injustamente por el mismo hombre a causa de una enfermedad.

En una parte, la señora siente que es mejor que el esposo no regrese, ya que por mucho tiempo lastimó de diversas maneras a su hija. Pero existen días en que Bertha está cuerda y pide ver a sus hijos, razón que la lleva a tener un sufrimiento intenso.

Actualmente recibe apoyo del Ayuntamiento de Panabá, quien le brinda atención médica, pañales, despensa y medicamentos, así como atención oportuna cuando lo requiere.

Sin embargo, el sufrimiento de Bertha va más allá de la enfermedad, ya que es una mujer que fue abandonada, catalogada como una “carga” por una persona que la acompañó en su época de juventud y con quien formó una familia, de la cual nacieron dos pequeños que le fueron arrebatados, y a quienes hoy, solo pide ver.