Amenazas quebrantan la lucha por albañiles intoxicados con cemento egipcio

Publicado octubre 08, 2018, 2:57 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

A consecuencias de las constantes amenazas que ponen en riesgo su vida, el representante de los alarifes afectados por el manejo de cemento de importación, Juan Moo Moo, decidió abandonar la lucha que inició hace dos meses, a favor de los albañiles del Estado.

Reprobó la actitud de los funcionarios de la administración de Rolando Zapata Bello, ya que nunca se realizaron las investigaciones correspondientes a las dos denuncias interpuestas sobre el daño que causa el manejo de cemento egipcio.

Sin embargo, confió que el gobernador Mauricio Vila Dosal de seguimiento al caso, para el beneficio de los yucatecos.

Indicó que desde el pasado 9 de agosto hasta la fecha, ya recibió poco más de 10 llamadas telefónicas, en las cuales “ya me amenazaron de diversas maneras, hasta de quitarme la vida”.

Expresó que a través de su teléfono celular, desconocidos lo han contactado para decirle “¡no sabes con quien te estás metiendo!”, así como también “¡no sabes quien tiene el poder!”, entre otras expresiones.

Aclaró que ignora quién lo amenaza, ya que en la pantalla de su teléfono móvil sólo aparece “número desconocido” o “número cifrado”.

“Es mejor hacernos a un lado, ya no queremos problemas, somos los más perjudicados, con las amenazas que nos hacen”, acotó.

Hasta el momento, son 40 los albañiles de Kanasín afectados con el empleo del “Arabian Cement”, el cual provoca daños en la piel, hinchazón en diversas partes del cuerpo así como escoriaciones.

Señaló que la cifra es mayor, pero, desafortunadamente, ninguno ha acudido con el médico, por lo que no hay una cifra oficial.

“Varios de nosotros tenemos muchos años trabajando de alarifes, y nunca habíamos tenidos problemas al manejar con cemento, hasta que se empezó a utilizar el material importado, que es hasta 50 por ciento más barato”, subrayó.

Además, ante la falta de trabajo, los alarifes trabajan con el material que les proporcionan, entre ellos, el cemento importado de Turquía.

Indicó que los albañiles ya toman las precauciones necesarias para evitar un daño a su salud, por lo que se ponen mangas de tela, camisas de manga larga y guantes.

Explicó que los daños aparecen cuando se maneja directamente el cemento importado, principalmente, cuando se prepara la mezcla, y al salpicar cae en la piel del trabajador.

“Que más nos queda, estamos al día y no tenemos otra opción más que trabajar con lo que se tiene”, abundó.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.