Amenazan con desalojar a conocido psiquiatra de la Clínica Mérida

Publicado noviembre 25, 2017, 3:55 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Los conflictos internos en la Clínica Mérida parecen no tener fin, y ahora se han recrudecido los pleitos internos que traen accionistas y médicos con el director Luis Alberto Navarrete Ruiz del Hoyo.

De acuerdo con denuncia pública que hace el doctor Hugo Laviada Molina, el director amenazó jurídicamente con desalojar de sus consultorios a los médicos (y accionistas de la clínica) que se opusieron “a que Navarrete se apoderara ilegalmente del patrimonio de muchos”.

Laviada Molina alerta que el médico psiquiatra Alejandro Torre Sarlat está a punto de ser desalojado con el uso de la fuerza del consultorio donde atiende “desde siempre a sus pacientes”.

De acuerdo con la denuncia pública, Torre Sarlat no ha acatado las “amables” órdenes de desalojo. Sin embargo, sus amigos y pacientes temen que Navarrete haga uso de la fuerza pública para echarlo a la calle.

La publicación en redes de Hugo Laviada ha recibido numerosos comentarios en los que se condena el intento de desalojo, pues el psiquiatra ocupa el consultorio que heredó de su padre, Alejandro Torre Gamboa, uno de los fundadores y accionistas de la Clínica Mérida.

El conflicto entre médicos se remonta a principios de año, luego de que en un desplegado con la firma de Navarrete Ruiz del Hoyo, la Clínica de Mérida informó de la “expulsión” de los médicos Adolfo “Fito” Baqueiro (Oftalmólogo), Raúl Cárdenas Pérez (Neurocirujamo), Jorge Navarrete Fernández (Urólogo), Alejandro Torre Sarlat (médico Psiquiatra) y Hugo Laviada (endocrinólogo).

Señaló que se les prohíbe la entrada a dicho nosocomio, “y no podrán ejercer labor en el interior de esta prestigiada clínica”. También se dispuso la eliminación de sus nombres del directorio médico de la institución.

En respuesta, Laviada Molina aseguró que él y otros médicos “expulsados” continuarán prestando servicios en sus consultorios, hasta que no haya una orden de desalojo emitida por algún juez.

“Seguiremos trabajando y atendiendo a nuestros enfermos amparados por las leyes y la Constitución, ya que su ‘prohibición’ de ejercer la medicina en nuestros espacios no puede ser violentada por un particular como el director de la clínica”, señaló Laviada Molina.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.