Adolescente termina la parranda ebrio, chocado, perdido y regañado

Publicado febrero 14, 2020, 3:53 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

MÉRIDA, 13 de febrero de 2020.- No estaba ni muerto ni desaparecido, en realidad estaba sufriendo los estragos de la parranda que tuvo parte de la noche del sábado y la madrugada del domingo.

Es la historia de J.M.C.M., de 17 años, quien salió de la casa de su abuela en Telchac Pueblo para dirigirse a su vivienda en el fraccionamiento Puerta del Sol de Motul.

El adolescente se trasladaba en una motocicleta, pero en el camino se le cruzaron unas cervezas a las que no pudo decirles que no.

Eran las 10 de la noche cuando el menor salió de casa de su abuela, y todo iba bien ahí hasta que la mañana del domingo la mujer de 66 años recibió un mensaje de Whatsapp de su nieto, quien le envió una ubicación que marcaba el kilómetro 17 de la carretera Telchac Pueblo-Telchac Puerto.

Antes de dirigirse hacia ahí la abuela pasó a la comandancia y puso en alerta a la policía.

Cuando llegaron al sitio indicado se percataron que debajo de un árbol de laurel, a la orilla de la carretera, estaba la motocicleta con indicios de haber tenido un accidente.

Al realizar una inspección, a un kilómetro de ahí se ubicó un rancho, donde la dueña dijo que por la mañana vio a un sujeto dentro de su propiedad, el cual estaba dormido y alcoholizado junto a la reja.

Cuando lo despertaron se mostró desorientado y dijo que estaba perdido.

La abuela lo reconoció plenamente como su nieto, pero eso no lo salvó de que lo trasladaran a la comandancia, donde lo valoró una paramédica.

Tampoco se salvó del regaño que le puso la abuela, quien le pidió que no vuelva a hacerlo, porque ella se quedó pensando que el joven durmió en su casa, cuando en realidad de estaba emborrachando quién sabe dónde.

La motocicleta quedó asegurada.