Acusan a ex comisario de ‘desaparecer’ 12 millones de pesos del ejido de Tetiz

Publicado julio 09, 2018, 3:02 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 3 mins

Desde hace tres años ejidatarios del municipio de Tetiz, ubicado a unos 37 kilómetros al poniente de Mérida, están esperando que el ex comisario ejidal Francisco José Chim Uicab alias “Pozole” les pague 11 millones 754 mil pesos por concepto de la venta de un terreno en la carretera a Celestún.

La propiedad, de casi dos mil hectáreas, fue enajenada por el ex comisario y bajo engaños les ha dado largas a los 427 ejidatarios que conforman el núcleo agrario, y los cuales este lunes realizaron una protesta a las puertas de la Casa Ejidal.

El actual comisario, denuncian los inconformes, no ha hecho nada por rescatar ese dinero, es más dicen que desde hace varios meses no se abre la sede del comisariado, y evitar darles la cara a los campesinos.

A quien sí ven con frecuencia andando por el pueblo es a “Pozole”, quien se ríe en sus caras, pues asegura que los ejidatarios ya perdieron ese dinero, pues les advirtió que si pasaban tres sin que lo reclamaran, ese dinero ya no se podía cobrar y se perdía.

Sin embargo, los campesinos sospechan que los casi 12 millones de pesos se ha quedado en los bolsillos del ex comisario, a juzgar por las mejoras que ha hecho a su casa y por sus nuevas propiedades, las cuales a decir de la gente, crecen constantemente.

El terreno de la carretera a Celestún no es el único que vendió Chim Uicab, pues también ha desajenado otros poligonos de los cuales los vecinos no han visto dinero.

“Nos quiere tirar migajas”, expresó una vecina de Tetiz a la que ex comisario fue a ofrecerle 15 mil pesos cuando en realidad le correspondían 60 mil. Por más que le insistió que le firmara y que le jurara que era solo un anticipo, la mujer se mantuvo firme y no firmó.

Molesto, el ex comisario se retiró lanzando insultos contra la ejidataria y su familia. Al final de cuentas no entregó nada.

Hay otros casos similares, principalmente con mujeres, de las que intenta aprovecharse pensando que las puede convencer. Las cantidades van de los 50 mil a los 30 mil pesos de cuentas pendientes por pagar.

Los ejidatarios dicen que están desesperados pues nadie los apoya. Están pensando en enviar una carta al nuevo presidente Andrés Manuel López Obrador para que se resuelva el problema y se les pague lo en justicia les corresponde.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.