‘Abre un café y bebe un libro’, nuevo rincón literario en el corazón de Mérida

Publicado noviembre 26, 2020, 3:55 pm
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

MÉRIDA.- Impregnado de lirismo, un irresistible aroma de buen café se percibe desde esta semana en pleno corazón de Mérida. Nada nuevo si no fuera porque en ese bohemio rincón, a la par de la bebida, se degustan obras literarias.

Ya de entrada su lema, “Abre un café y bebe un libro”, invita a visitarlo y probar el varias veces centenario estimulante que, según la leyenda, descubrió un pastor de cabras cuando sus animales, tras ingerir la planta, hicieron un derroche de energía.

En “Café Poesía”, ubicado en el local 13, en la planta baja del centro comercial “Plaza Diamante” (“El esplendor de la Plaza Grande”), le atiende personalmente la propietaria, Yazmín Eugenia Gaspar Góngora, conocida locutora, quien ameniza el servicio con pláticas de cualquier vertiente cultural o política.

Desde antes de dar el primer sorbo de café se pueden leer, en perfecta y elegante caligrafía manuscrita, icónicos poemas de la cubana Dulce María Loynaz (“Quiéreme entera”), José Ángel Buesa, (“Poema del Renacimiento”), Alfonsina Storni (“Tú me quieres blanca”), Fray Miguel de Vergara (“Soneto a Cristo Crucificado”) y Gustavo Adolfo Bécquer, entre otros.

Incluso se pueden hojear ejemplares de la revista “Proceso”, la más reciente edición o números atrasados, para enterarse de lo más destacado de la vida política nacional.

El ajedrez, una de las manifestaciones más universales de la cultura, no podía esta ausente. El sitio cuenta con una mesa con tablero para que, con todas las medidas de precaución a que obliga la contingencia, se siente una pareja a intercambiar jaques en medio de cerebrales maniobras que hagan las veces de vacuna contra el mal de Alzheimer.

A 10 metros de ahí, una terna de transparentes vitrinas luce permanente exposición de peculiares juegos de ajedrez de colección. Trebejos y palestras proceden de varios países y aun en tiempos de pandemia atraen a numerosos visitantes, sean ajedrecistas o no.
“Café Poesía”, un sitio de visita casi obligatoria para gente bohemia que esté en la capital de Yucatán.