A pedradas siguen silenciando canto de búhos y lechuzas en días de Covid-19

Publicado mayo 29, 2020, 3:13 am
FavoriteLoadingAdd to favorites 2 mins

MÉRIDA.- Al dos lechuzas más fueron atacadas en las últimas horas en Yucatán por considerarlas aves de mal agüero, más en esta pandemia de Covid-19.

Los nuevos casos, que se suman al que dimos en nota aparte ocurrido en Bokobá, sucedieron en San Francisco el Grande, perteneciente al municipio de Tinum, y en Ek Balam, comisaría de Temozón.

Anteriormente informamos del caso ocurrido en una hacienda de Timucuy, donde el ave fue matada a pedradas. Hay otro caso atribuido también a un ataque de humanos, de acuerdo con reporte de la agrupación Proyecto Santa María, de protección a las aves.

En San Francisco el Grande sería el segundo caso reportado de niños que matan a las aves a base de piedras, palos y tira hules, denunció la cuenta de Facebook La Chica Ecologista.

“Aún falta erradicar las ideas acerca de estas especies de aves, ya que algunas comunidades aún consideran a los búhos, lechuzas y tecolotes como aves de mala suerte, mal agüero o qué atraen a la muerte”, lamenta.

“Algunos niños también matan otras especies de aves por diversión y falta de conciencia ambiental, aún hay mucho trabajo por hacer ya que la lucha por parte de ambientalistas es en contra de este tipo de pensamientos y actividades como el trampeo o captura de aves”, agrega.

“Se necesita de personas que amen la naturaleza y estén dispuestos a cambiar la ideología de las comunidades con relación a las aves, y puedan conocer su importancia en el medio ambiente”.

Sobre la lechuza de Bokobá, perdió la vida sin que se confirmen las causas de su muerte.

El ejemplar de campanario (Tyto alba) fue hallado desorientado mientras caminaba en el campo de béisbol del municipio y rescatado por el ciudadano Jesús Alberto Moo Torres.

Jesús dio aviso a los activistas de Proyecto Santa María, quienes se trasladaron al municipio previo reporte a las autoridades ambientales, pero al llegar, el ejemplar acababa de fallecer sin causa aparente.