Veterinaria pasa por retén policiaco y la petición que le hacen la deja impactada

Incómoda al principio porque los oficiales querían 'ver' lo que transportaba, lo que vino después la dejó gratamente sorprendida del compromiso que tienen los agentes de la SSP con la protección y respeto por los animales.

1652

El avance de una sociedad se mide por la forma en que trata a los animales, y sin duda la sociedad yucateca avanza a pasos agigantados hacia una cultura de respeto a las especies domesticadas.

El caso que narra una doctora veterinaria sobre lo que recientemente le ocurrió en una carretera deja ver ese compromiso de protección.

La profesional de la salud animal, Gloria Cortez, narra que pasó por un retén de la Secretaría de Seguridad Pública, donde fue detenida por agentes que le pidieron ver lo que transportaba.

Incómoda al principio, la siguiente petición que le hicieron los oficiales la dejó gratamente sorprendida.

Al enterarse que era médico veterinaria le dijeron que si podía venderles algo para tratar a un par de perros que tenían ahí con ellos.

Con asombro, la doctora vio qué sacaron una cachorrita de dos meses y una perra adulta que cojeaba de una pata, porque recientemente fue atropellada. Ambas fueron recogidas abandonadas en la carretera y los uniformados les brindaron protección.

El relato de la doctora Gloria Cortez sobre el caso es el siguiente:

Estando en carretera pasó algo muy curioso, en el auto llevábamos productos veterinarios. Pasando un retén, los oficiales nos detuvieron para “ver” que transportábamos. Al decirles lo que era, dijeron, ¡¡¡perfecto!! nos pueden vender algo?, es que tenemos un par de perros que son de la unidad.

Jaja, mi sorpresa fue cuando sacaron de su resguardo a una enanita de aproximadamente dos meses, ¡¡¡la cuál fue recogida de la carretera por ellos!! pero eso no era todo, tenían a otra perra adulta, que también fue rescatada por ellos, cojeaba de una pierna porque fue atropellada meses atrás. Estaban interesados en darles medicación para control de parásitos. Quedé con ellos que en mi próxima vuelta llevaría más insumos para que las perras estuvieran al 100 Quedé encantada del compromiso que estos oficiales tienen hacia sus compañeras caninas.

“El mejor honorario fue la gran sonrisa que me sacaron los oficiales”, concluye la doctora.

Comentarios

Comentarios