Se agitan las aguas electorales en el PRI

Surgen inconformidades por el retraso en la emisión de la convocatoria, y comienzan a perfilarse los que levantan la mano. Por el grupo de los alcaldes, toma fuerza la aspiración de Diego Lugo Interián, presidente municipal de Sucilá.

1001

Radar Político/Columna

El próximo 3 de marzo el PRI estatal ya debe tener nuevo presidente, lo que ha motivado que ya comiencen a agitarse las aguas dentro del tricolor, donde varios grupos están en busca de la directiva.

Por un lado están los rolandistas, que se tuvieron que plegar ante el bloque que conformaron liderazgos como el senador Jorge Carlos Ramírez Marín, las ex gobernadoras Ivonne Ortega Pacheco y Dulce María Sauri Riancho y el ex diputado federal Pablo Gamboa Miner, entre otros.

Pero en medio de esta disputa quedó el grupo de los alcaldes priistas, que es una fuerza nada despreciable, pues tiene en el consejo político del PRI un número de integrantes que supera con mucho al de los rolandistas.

Este grupo está impulsando como su “gallo” al alcalde de Sucilá, Diego Lugo Interián, quien tiene aceptación entre los militantes del interior del estado, que son precisamente los que manifiestan más hartazgo de las cúpulas que llevaron al tricolor al desastre electoral de 2018.

Se menciona que Lugo Interián cuenta con el respaldo de alcaldes, ex alcaldes y de liderazgos que no pertenecen al viejo PRI que por años han estado en la dirigencia estatal.

Los seguidores del alcalde de Sucilá, quien es ampliamente conocido en la zona del oriente de Yucatán, aseguran que tiene posibilidades de ganar si la elección del presidente se realiza mediante una consulta a las bases.

Sin embargo, les preocupa que de manera amañada la convocatoria para la inscripción de aspirantes aún no se ha emitido, pues sospechan que esto se hace para que no se tenga un lapso adecuado para que cada aspirante tenga oportunidad de llegar a las bases del partido y presentar sus propuestas.

Este es el panorama que se vive en el PRI estatal de cara a la renovación de su dirigencia, donde por un lado se atrincheran los grupos que han detentado el control, pero por otro están quienes pugnan porque lleguen al partido nuevos liderazgos, y que éstos surjan en donde radica la fortaleza del tricolor: los municipios del interior del estado.

Comentarios

Comentarios