Quiso cambiar tanque de gas sin cerrarlo… casi quema su restaurante

Hombre de la tercera no quiso interrumpir a sus hijos que estaban cocinando y se arriesgó a cambiar el cilindro de combustible sin cerrarlo por completo, en el puerto de Progreso. Siniestró varias cosas y él y sus hijos acabaron con quemaduras de primer y segundo grado en cara y brazos.

1004

El dueño de un restaurante de Progreso decidió ignorar el riesgo y pensó que podía hacer el cambio de un tanque de gas sin cerrarlo por completo, porque sus hijos estaban cocinando y no quería interrumpirlos, pero las cosas no salieron como pensaba.

Apenas desconectó el cilindro de combustible, se generó una fuga y un rápido flamazo que quemó una lona rotulada con el nombre del restaurante, una cerca de madera, sillas de plástico y chamuscó las paredes.

El fuego fue sofocado con extintores que llevaron los vecinos, a los que sumaron bomberos de la SSP que terminaron de apagar las llamas.

El restaurantero, Rubén Galera Martín, de 67 años y dueño del local “Galeras”, informó que ya se estaba quedando sin gas el tanque y decidió cambiarlo, pero no lo cerró por completo porque sus hijos Rubén y Roger estaban cocinando dentro del establecimiento.

Sin embargo, su imprudencia le salió cara porque se produjo el flamazo que dañó las cosas anteriormente descritas.

Además, don Rubén y sus hijos sufrieron quemaduras de primer y segundo grado en la cara y los brazos. Fueron atendidos por paramédicos de la SSP y llevados a una clínica particular de Progreso.

Comentarios

Comentarios