Pierde un ojo tras recibir golpiza de su patrón

Borracho, el abusivo jefe y dueño de una cantina lo golpea sin motivo y le causa una lesión en el ojo, pero nunca respondió para apoyarlo.

1836

En marzo del año, Luis Alberto Ancona Pisté trabajaba como de costumbre en una cantina de Izamal, cuando de pronto irrumpió alcoholizado y violento su patrón Fermín Ruiz Polanco, quien de la nada comenzó a agredirlo.

Por temor a perder su empleo, trató de esquivar la agresión del abusivo jefe, pero éste consiguió propinarle tres certos golpes en el ojo derecho.

Otras personas intervinieron para calmar a Ruiz Polanco y las cosas volvieron a la calma, pero al día siguiente Ancona Pisté comenzó a presentar muchas molestias en el ojo.

Cuando se presentó a trabajar a la cantina, denominada Copacabana, el patrón le ofreció disculpas y el empleado las aceptó pensando que lo ayudaría con sus curaciones, pero las cosas no fueron así.

Ancona Pisté continuó yendo al médico, incluso le dieron varios tratamientos en el IMSS pero el ojo no quedaba bien hasta finalmente los médicos le dijeron que tendrían que retirárselo para evitar infecciones y complicaciones.

Ya para esas alturas, el golpeador patrón continuaba sin responder a los llamados de ayuda de su empleado, incluso dejó de hablarle y se escondía de él.

Molesto, Ancona Pisté decidió interponer una denuncia, y dijo que no lo hizo antes, pese a que el ojo le dolía y no quedaba bien, pensando que Ruiz Polanco lo apoyaría.

El afectado mostró como pruebas los documentos que le dieron en el IMSS de todas las consultas y los tratamientos que recibió a raíz de la lesión en el ojo.

Comentarios

Comentarios