ENVIAR IMPRIMIR TEXTO
INICIO YUCATÁN     Domingo, 6 • Enero • 2013

Apellidos autóctonos, orgullo que prevalece en Yucatán: INAH


A pesar que Yucatán es una de las pocas entidades del país que aún conservan sus apellidos autóctonos,  aumenta el número de personas que optan por castellanizar su identidad, coinciden especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

"La gran mayoría de los apellidos mayas se mantienen tal cual, contrario a lo que ocurre en otras zonas del país", expresó el investigador Alfredo Barrera Rubio.

Aunque también es cierto que algunos experimentan una castellanización, tal el caso del que era Ek se convirtió en Estrella mientras que Dzul en Caballero, entre otros.

Reconoció que a raíz de la conquista, "los mayas pierden su civilización y autonomía como grupo indígena, por lo que entran a formar parte de un grupo dominado, y empieza la discriminación".

A consecuencia de ello, la lengua indígena se relaciona con una identidad negativa y aún hoy "algunos mayahablantes cuando vienen a Mérida no hablan su lengua por vergüenza y otros optan por cambiarse el apellido".

La mayoría de los casos se da por ignorancia, pues "cuando se toma conciencia que somos descendientes de una gran civilización, uno puede revalorar ser descendiente de los mayas y su cultura y reafirmar su identidad".

Por su parte, Ella Fanny Quintal Avilés menciona que la discriminación fue un factor importante para la castellanización de muchos apellidos.

Sin embargo, esa práctica ya no es tan frecuente, debido a que "la gente ya no recurre a esto, ya no es tan común la discriminación, derivado de una posible especie de autoafirmación de la población maya".

Comentó que esa práctica se dio principalmente en la década de 1930, cita un boletín estadístico de 1984 en el que se define quiénes son de raza indígena.

En tal documento, los oficiales del Registro Civil clasificaban a los indígenas por su apellido o la lengua a la que pertenecía su apellido.

Por ende, muchos optaron por traducir su apellido al español. Incluso, era común que los indígenas tomaran el apellido de sus patronos, ya fuera por adopción o porque al ser bautizados el padrino blanco les daba su apellido.

La investigadora añade que el Registro Parroquial, o más bien los escribanos, jugaron un papel importante en la forma de escribir muchos apellidos, como en el caso de los Couoh, que en Campeche se escribe Cohuó.

"Tal incidente viene del mismo registro parroquial o civil, como el cura, el sacristán o el escribano lo escribió", acotó.

Barrera Rubio enunció el caso de la dichosa "y" que antiguamente se ponía entre los dos apellidos.

"La escritura maya, por lógica, estuvo en manos de los no mayas y es hasta ahora que la Academia dice que así se va a escribir, aunque se acordó que no se cambiaría la forma de escribir los apellidos y los topónimos", subrayó.

Pocos antes del arribo de los españoles y durante la conquista de la Península de Yucatán, los apellidos determinaban una zona, dado que habían diversos cacicazgo era dominado por una familia.

Ahora, con la movilidad social y las migraciones es posible encontrar Chanes o Canules en todo el Estado. Sin embargo, todavía hay lugares donde los apellidos son exclusivos de una zona.

"Ahora es más fácil encontrar un Canul en el Oriente que un Pomol en el Occidente", agregó Quintal Avilés.

"Es muy probable que haya ciertos apellidos mayas con una presencia más fuerte que otros en el Estado, incluso algunos se puede decir que son propios de una comunidad. Hay apellidos como los Chan, Kauil y Ciau que tienen mucha presencia en el Oriente", concluyó.

 

Te recomendamos leer

Comentarios de los lectores

YucatanAhora.com 2009 © Todos los derechos reservados