Los yucatecos ven a Kanasín como el Bronx

Muchos lo consideran una tierra de vándalos, alcoholismo, mujeres golpeadas, de la vida galante y muchos antros. Ahora el problema social detona en los suicidios.

448

Omar Alejandro May Sauri es kanasinense de corazón. De esos que llevan a su pueblo tatuado en la piel y, sobre todo en el alma. Es un gestor social que actualmente realiza proyectos para que su querido municipio, al que –según él- muchos consideran “El Bronx” o “El patio trasero” de Mérida, ya no sea lo que es: una ciudad con un tejido social devastado.

Apenas comenzado este año se registran en Kanasín tres muertes, pero no de cualquier tipo: de personas que decidieron terminar con sus vidas: un hombre joven, una mujer y un niño de 12 años (sí, un niño) se mataron en estos últimos días.

Omar platicó con Yucatán Ahora sobre su querido municipio, que le “duele mucho”, sin embargo no baja los brazos y sabe que hay solución para todo. Lo único que espera es que llegue pronto. A continuación les dejamos la plática que tuvimos con él:

Tres suicidios ocurrieron en Kanasín a casi mes y medio de comenzado el año, ¿qué ocurre en tu municipio?

En Kanasín pasa un fenómeno muy importante que no creo que sea exclusivo pero resalta mucho: el alcoholismo es un detonante importante para esto tipo de salida falsa. Otro factor no menos fundamental es el de las madres solteras de Kanasín, donde hay muchas, que dejan a los hijos solos para ir a trabajar. También está el caso de las mujeres golpeadas de bajos recursos, quienes no tienen ningún apoyo de parte de los gobiernos que están para que puedan ir a desahogar esos problemas.

¿Cómo se ve a Kanasín?

Ustedes lo saben, si dices que eres de Kanasín, te contestan: ‘Kanasín es terrible, hay vándalos, alcoholismo, mujeres golpeadas, de la vida galante, hay muchos antros … Yo creo que los suicidios son parte de eso. Los yucatecos ven a Kanasín como el Bronx o el patio trasero de Mérida.

Detállanos un poco más esta dinámica de tejido social que está destruido.

El gobierno se ha desvinculado del ciudadano y eso repercute en el tipo de problemas que acarrean los kanasinenses, sobre todo el de la madre abandonada por su pareja y sin recursos. ¿Por qué? porque tiene que salir a buscar trabajo y, si no lo encuentra, se mete de meseras o a la prostitución, que le permite llevar recursos a la casa. ¿Qué pasa con sus hijos? Quedan solos en la casa y al no tener un apoyo de madre o padre, buscan con quién andar. Te invito a un recorrido por Kanasín y vas a ver en cada esquina a grupos de jóvenes que gastan sus vidas bebiendo, drogándose, robando… El tejido social en Kanasín está prácticamente destruido, la familia como tal que debería ser la que apoya a este tipo de circunstancias y lamentablemente no existe.

Kanasín está pegado a Mérida, ¿Cuál es su crecimiento actual?

Hoy por hoy somos 99 mil habitantes, han crecido las colonias con fraccionamientos a los que no se les ha dado el seguimiento que debería ser porque no se municipalizan. Los construyen y luego se hace un trato bajo la mesa para que los meridanos que vayan a vivir a Kanasín queden como de ese municipio, no de Mérida.

También tenemos el fraccionamiento “El Cerrito”, en Mulchechén, donde vive mucha gente de Campeche, Ciudad del Carmen y Tabasco que trabajaba en Pemex, se quedaron sin trabajo y ha venido para acá. Vienen a buscar una fuente de empleo en Kanasín. No todos los que vienen son malos, pero si los mismos kanasinenses no tienen empleo y viene gente de otros estados, ahí comienzan la delincuencia, los robos y los problemas familiares. Todo eso denota, en algún punto, lo que hablábamos al principio sobre los suicidios.

¿Qué está haciendo ante todo esto el actual alcalde de Kanasín?

El alcalde actual es el priísta Carlos Moreno y si no le ha dado solución ni a los baches, imagínate que le dé a un problema social como el que tenemos, que es mucho más importante. Con casi 100 mil habitantes contamos con un Seguro Social donde sólo caben 40 personas para consulta externa, es una clínica rural sin internación ni especialidades, así que la gente tiene que ir a atenderse a Mérida.

Por ejemplo, Ciudad Caucel crece exponencialmente y ahí sí le hacen su clínica pero a nosotros no, por eso somos realmente un patio trasero.

En pleno proceso electoral, ¿hay algún candidato que se interese por la dinámica social que están viviendo los kanasinenses?

El candidato que quiera pedir el voto tiene que voltear a vernos. Puede ser no sólo municipal, también estatal y federal para que pueda gestionar lo que necesitamos. Hace poco dijeron que la empresa extranjera “Leoni” viene a invertir a Kanasín, pero es mentira, está en Los Héroes (en Mérida) y los 80 empleos que prometieron es para la gente de allá. Sin embargo en Kanasín tenemos muchos terrenos para que vengan empresas a establecerse y a invertir.

¿Cómo ves a los adolescentes y jóvenes?

En Kanasín sólo tenemos un Cobay, no hay escuelas privadas ni estatales. La mayoría de los chavos vienen a estudiar a Mérida. Es cerca, pero imagínate cómo está la economía para afrontar los gastos de pasajes y darles lo que necesitan para estar en Mérida. Es terrible porque la deserción escolar empieza ahí, no han buscado los mecanismos necesarios para que estos jóvenes sigan estudiando con apoyos.

¿Dónde está la solución para ti, Omar?

La única manera de salvar estas vidas es creando programas por medio no sólo de los gobiernos municipal estatal y federal, sino también de asociaciones civiles que vayan encausadas a reconstruir el tejido social y a fomentar que la familia es todo en la vida. Con algunos compañeros estamos haciendo una plataforma de las cosas que hacen falta y nos basamos principalmente en la reconstrucción del tejido social, la salud y los empleos en el municipio.- Cecilia García Olivieri.

Comentarios

Comentarios