Los Epitacio: de Oaxaca para Yucatán

La familia dedicada al narcomenudeo y otras actividades ilícitas quiere mostrarse ahora como víctima, pese a que es ampliamente conocido su historial delictivo.

5208
Imagen de una detención anterior del líder de Los Epitacio

Radar Político/Columna

Para nadie es un secreto las actividades ilícitas de la familia Epitacio en Yucatán, conocidos narcomenudistas oriundos de Oaxaca y asentados en el sur de Mérida.

Tampoco es algo oculto que continuamente son detenidos y se enfrentan a la justicia por estas actividades delictivas. Varios de ellos, incluyendo mujeres, se han enfrentado a la justicia por trasiego de droga entre Oaxaca y Yucatán.

Este año han sido detenidos en dos ocasiones y el año pasado una de sus integrantes, María Isabel, fue sentenciada a cuatro años de prisión por transportar 175 kilos de marihuana. De acuerdo con la carpeta de investigación, agentes de la SSP detuvieron a la mujer cuando circulaba por el Periférico, cerca de la salida a la 42 Sur, con 16 paquetes que contenían 175 kilos del enervante.

En consecuencia, llama la atención que surja un supuesto grupo armado lanzando amenazas contra la corporación que combate las actividades delictivas de esta familia. Es como el ratero que en medio de la multitud se une al coro de personas que gritan ¡atrapen al ladrón! Todo esto mientras el verdadero delincuente se escabulle.

Lo lamentable de este caso es el enrarecimiento que provoca entre la sociedad yucateca el hecho que circule vía redes sociales un video como el que se difunde desde hace unos días.

Durante la presentación de la estrategia de reforzamiento contra la extorsión telefónica se mencionó que los delincuentes cibernéticos recurrían incluso a psicólogos para generar entre sus víctimas ese miedo de perder a un ser querido.

Ahora bien, ignoramos si la familia Epitacio tenga el ingenio y la creatividad para recurrir a profesionales de la psicología, pero lo que si es cierto es que para la sociedad yucateca sin duda uno de los bienes intangibles que más aprecia es la seguridad que prevalece en el estado, y sin sin duda el miedo a perder esa tranquilidad está en continuo acecho.

Comentarios

Comentarios