Juez obliga a ex alcalde a pedirle perdón a un periodista agredido en Yucatán

Junto con su ex director de policía y cuatro agentes municipales, el ex presidente municipal de Cacalchén, Pastor Canul Zárate, tendrán que acudir a cursos de capacitación en materia de derechos humanos, así como pagar los daños materiales y psicológicos causados a la víctima y su familia.

1422

Un agente del Ministerio Público de la Federación obtuvo de un juez de Control en Mérida el dictamen de la responsabilidad de seis personas por el delito de abuso de autoridad, así como la aprobación del plan de reparación del daño propuesto a un periodista agredido.

Los acusados son el ex alcalde de Cacalchén, Pastor Agustín Canul Zárate; el director de la policía municipal y cuatro agentes de la corporación.

La víctima es el periodista Mauricio Can Tec, corresponsal de Diario de Yucatán en Motul, quien fue agredido cuando cubría una diligencia judicial en Cacalchén contra Canul Zárate, por incumplimiento de sus obligaciones de asistencia familiar.

La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) logró la vinculación a proceso de cuatro elementos policiales por su probable participación en la detención con violencia y sin causa de un periodista, indicó la Procuraduría General de la República (PGR) en un comunicado.

Refirió que también fue responsabilizado el entonces presidente municipal, Pastor Agustín Canul Zárate, y el director general de la Policía Municipal por su probable responsabilidad como autor intelectual.

En una audiencia pública llevada a cabo en el Centro de Justicia Penal Federal en Mérida, un juez federal determinó que los acusados emitieran una disculpa pública por sus actos, la cual tendría que ser transmitida en un medio de comunicación de la elección de la víctima, explicó la entidad.

Refirió que los imputados también tendrán que acudir a cursos de capacitación en materia de derechos humanos, así como pagar los daños materiales y psicológicos causados a la víctima y su familia, como medio para la reparación del daño.

Explicó que el representante social de la Federación obtuvo que los implicados fueran puestos a supervisión por un período de seis meses, así como a mantener un trabajo lícito, además de un comportamiento honorable en la función pública y en su vida privada.

Además, los implicados no deberán permanecer en su domicilio habitual, someterse a la revisión de la unidad de supervisión de medidas cautelares, así como abstenerse de molestar a la víctima y sus familiares.

Agregó que Canul Zárate, quien se desempeñaba como presidente municipal, el juez le ordenó aportar donaciones en especie en beneficio del Centro de Rehabilitación y Educación Especial de Mérida.

El hecho ocurrió el 7 de marzo de 2017 contra el reportero Can Tec, quien fue detenido arbitrariamente por policías municipales cuando cubría una diligencia judicial contra el entonces alcalde de Cacalchén por incumplir con sus obligaciones familiares.

El periodista interpuso en su momento la denuncia pertinente ante la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) contra el exedil y los policías que participaron en su detención.

Canul Zárate pidió licencia para separarse del cargo en noviembre pasado con la intención de postularse como candidato de su partido, el PRI, para reelegirse en la alcaldía. Horas después la candidatura le fue negada, por lo que intentó acomodarse en un cargo en el gobierno, sin conseguirlo.

En diciembre pasado, el exmunícipe fue detenido por policías estatales por conducir en estado inconveniente. Sus análisis arrojaron que se encontraba en doble estado de intoxicación: alcohol y cocaína.

Comentarios

Comentarios