Irreversible daño tras fumigación aérea que ordenó potentado empresario

El Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Yucatán advierte que se afectó la flora y la fauna, además de que se verificará el daño a los cuerpos de agua de la región, incluyendo la Reserva de la Biosfera Ría Lagartos. La contaminación podría llegar extenderse más debido a las características del subsuelo yucateco.

28603

Ante el grave daño causado a parcelas del Oriente del Estado así como a la Reserva de la Biosfera Ría Lagartos, el Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Yucatán (Cesvy) está en espera de la solicitud de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) para efectuar una evaluación de las pérdidas provocadas por el empresario Jacobo Xacur Eljure, informó el gerente técnico del ramo, Ricardo Murguía Rosado.

Expresó que de acuerdo con un informe preliminar, es notable el irreversible daño causado en el Oriente del Estado, pues “se utilizó un buen herbicida e insecticida”.

Incluso, “el caso es complicado, ya se afectó a la flora y fauna, además de que se verificará la afectación de los cuerpos de agua de la región”, acotó.

Hasta donde sabe, la Sagarpa está esperando una solicitud de intervención, ya sea por uno de los afectados u otra persona, para que se pueda hacer una verificación en la zona afectada.

En tanto que el Cesvy está en espera de que Sagarpa solicite su intervención para trabajar de manera conjunta sobre el problema registrado a partir del pasado 30 de julio, cuando un helicóptero esparció herbicidas y pesticidas sobre el terreno del empresario.

Los agroquímicos se emplearon en los ranchos San Martín, San Fernando, San Marcos, Dzonot Pinto y Rancho Alegre, los cuales son propiedad de Xacur Eljure, pero debido al viento y otras condiciones se afectó las áreas aledañas.

Expresó que las imágenes obtenidas demuestran que debido al herbicida, “las calabazas quedaron quemadas, y lo mismo ocurrió con otras plantas de hojas anchas”.

Cuestionado sobre el daño causado a los insectos, principalmente a las abejas, el especialista comentó que la fumigación aérea se efectuó en un horario inadecuado, el cual sucedió en la mañana.

“Las abejas son insectos muy sensibles, y si se utilizó un buen plaguicida, el daño es mayor”, subrayó en entrevista telefónica concedida.

En cuanto al daño causado a los cuerpos de agua, “bien podrían resultar afectados”, debido a las características del subsuelo, y para lo cual se requiere de un estudio minucioso.

Murguía Rosado expresó que desconoce si la Sagarpa otorgó el respectivo permiso para efectuar una fumigación aérea.

Agregó que si una persona o agrupación desea denunciar los daños causados, deben de acudir al Centro de Apoyo para el Desarrollo Rural (Cader) de Tizimín o a la delegación de la Sagarpa.

Comentarios

Comentarios