‘Envidia de la buena’: niños ajedrecistas, discriminados

Queja ante el IDEY: En el 'Torneo del Pavo', la Asociación Estatal impide a Sion y Atlas Galaviz Medina jugar en su categoría Sub 12 'porque son demasiado fuertes'.

744

En Yucatán, cuna del genio Carlos Torre Repetto, hay muchas figuras infantiles en el ajedrez. Tantas que la Asociación estatal, que preside Daniel Zacarías Martínez, ex alcalde progreseño y ex diputado, se da el lujo de marginar a los dos mejores jugadores mexicanos de esa división.

Los hermanos Sion Radamantis y Atlas Adomaitis Galaviz Medina, los más altos clasificados del país en ese sector, no pudieron jugar anteayer jueves en su categoría en el “Torneo del Pavo”, que tuvo lugar en la Unidad Deportiva Benito Juárez.

Y no pudieron llevarse su guajolote a casa para la cena de fin de año por una razón que mueve a la incredulidad: Son demasiado fuertes en su categoría. Tan buenos que rebasan por mucho la barrera de los 1700 de rating que, por insólito que parezca, fijó como límite máximo la convocatoria del evento.

Una medida sin precedente en México y que tiene tintes de discriminación, por donde quiera que se le mire. Lo menos que podría pensarse es que los requisitos para entrar al sector de Sub 12 tienen dedicatoria.

Tanto descaro en esa discriminación motivó a los esposos Manuel Antonino Galaviz Valdez y Patricia Medina Molina a denunciar ayer la situación ante el mismísimo Instituto del Deporte del Estado de Yucatán (IDEY), que preside el LEF Juan Manuel Sosa Puerto.

“Sólo faltaba que pusieran: hermanos Galaviz Medina, absténganse”, dijo en tono irritado doña Patricia al salir de la máxima institución deportiva de Yucatán. Y es que, remarcó, no es la primera vez que en la Asociación la emprenden contra esa familia, que suele monopolizar los premios en cuanta competencia participa.

Desde antes de su denuncia en el IDEY, Manuel Antonino, maestro FIDE, expuso el caso en las redes sociales, lo que puso al Estado, ejemplo de progreso ajedrecístico en todas sus vertientes, en el ojo del huracán.

“La Asociación de Yucatán hace torneos en categoría Sub 12 con rating menor a 1700, y en todo Yucatán los únicos Sub 12 con rating mayor a 1700 son mis hijos Sion y Atlas. ¿Casualidad?”, dice el maestro Antonino en su Facebook. En realidad se queda corto. Sus vástagos son los únicos en todo México que en esa división rebasan la cifra tope.

Como era de esperarse, la clara injusticia despertó desde diversas entidades varias críticas a la Asociación y muestras de apoyo al clan Galaviz Medina, que tanto prestigio ha dado a Yucatán en los últimos meses.

No hay que olvidar que Sion Radamantis le aportó al Estado nada menos que siete medallas de oro en la Olimpíada Nacional Infantil en Jalisco, que en Tabasco tuvo rutilante actuación frente a connotadas figuras de primera línea y que en el Campeonato Estatal Cerrado empató invicto, a sus escasos 12 años, en el primer lugar. Tan soberbio desempeño, como señalamos en su oportunidad, le hizo subir la impresionante cifra de 250 puntos de Elo en apenas un mes.

Por algo el gobernador Rolando Zapata Bello, quien admira al pequeño, hizo frente a él la jugada inaugural en la edición 29 del torneo internacional “Carlos Torre Repetto In Memóriam”, que en Sub 12, por supuesto, ganó Sion con marca perfecta.

El encargado de elaborar las convocatorias en la Asociación es el LEF Wílbert Villanueva Castillo, árbitro principal de la competencia, a quien el matrimonio Galaviz Medina acusa de hostigarlos en forma reiterada.

Sea quien sea el responsable, alguien tiene que marcarle un alto a la directiva de la Asociación Estatal, que parece hacer todo lo posible por alejar de Yucatán a la más prometedora figura del juego ciencia nacional, Sion Radamantis, al que varios Estados arden en deseos de que los represente en los grandes eventos.

Comentarios

Comentarios