En 15 años se verán en Yucatán efectos de desastre ecológico de 2010

Las consecuencias del derrame de petróleo frente a Estados Unidos no son inmediatas, pero finalmente alcanzarán la Península de Yucatán.

1462

La directora general del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (Inecc), María Amparo Martínez Arrollo, afirmó que en el transcurso de los próximos 15 años, en la Península de Yucatán se registrarían los primeros efectos del derrame petrolero registrado en 2010, en el Norte del Golfo de México.

Aclaró que en el Norte del país se observaron daños en la población de tortugas marinas, problema que está en proceso de investigación para saber la gravedad del problema.

Explicó que “el Golfo de México es una cuenca interconectada, por lo que un daño detectado en una determinada región afectará posteriormente a otros lugares, con un impacto considerable”.

Por lo pronto, en la Península de Yucatán no hay un efecto directo del problema ocurrido el 20 de abril de 2010 y del cual se derivó el desastre ecológico originado a unos 64 kilómetros al sureste de la boca del río Mississippi, con la explosión e incendio de la plataforma Deepwater Horizon de la empresa suiza Transocean Ltd, la cual, dos días después se hundió.

Sin embargo, se mantiene la investigación en todo el Golfo de México para detectar otros sitios impactados en el transcurso de nueve años, cuando en aquel entonces se pretendía terminar un pozo para la empresa British Petroleum (BP).

“Gracias a la investigación científica se ha podido constatar que cuando ocurre un derrame de petróleo, los daños se observan hasta 15 años después del accidente”, acotó.

Por su parte, el responsable técnico del Consorcio de Investigación del Golfo de México (CIGoM), Juan Carlos Herguera García, explicó que tras la fuga, el hidrocarburo se evaporó y el resto se hundió antes de afectar de manera directa el país.

Comentó que el petróleo hundido sólo afectó la plataforma continental de la Península de Yucatán, ubicada a 200 kilómetros de la costa mexicana, sin que hasta el momento se registren daños en Campeche y Yucatán.

Tras el monitoreo constante efectuado en aguas del Golfo de México se constató que una zona de impacto ocurrió en el norte del talud continental en la Península de Yucatán, a una profundidad de entre mil y mil 500 metros.

“El problema fue específicamente sobre el borde de la plataforma continental, la cual limita con el talud, donde se dieron casos de plumas de contaminación por hidrocarburos en aguas profundas”, subrayó durante la entrevista concedida en el marco de la Reunión anual del CIGoM.

Resaltó la importancia de la investigación que en 2015 inició con una duración de cinco años, con un monto por mil 500 millones de pesos y con la participación de 400 científicos de diversas instituciones mexicanas.

Tras el accidente de la empresa British Petroleum (BP), México no podía comprobar cómo estaba el Golfo de México y por ende, era difícil comprobar los daños del derrame, pero ahora ya se cuenta con la información correspondiente para evaluar el impacto de algún incidente además que se tiene la tecnología para la detección oportuna de una fuga de hidrocarburos.

Comentarios

Comentarios