El 2017, el año más violento para las mujeres en Yucatán

Aunque disminuyeron los homicidios, en cuestión de feminicidios se rompió récord al ocurrir 10 el año anterior.

420

El índice de homicidios dolosos registrados en Yucatán durante 2017 disminuyó, pero dicho año se convirtió en el más violento para las mujeres, al registrar 10 feminicidios.

Todos estos asesinatos de género impactaron en la sociedad debido al exceso de violencia cometido por los presuntos homicidas, de los cuales, hay al menos dos prófugos.

El más polémico es el caso de Ema Gabriela Molina Canto, cuyo presunto homicida intelectual, Martín Alberto Medina Sonda, ordenó la muerte de su ex esposa desde el interior del penal de Tabasco.

Asimismo, entre los más sonados está el caso de la mujer asesinada en Plaza Fiesta, cuyo marido sería exonerado debido a que presenta un padecimiento mental.

De igual forma está la joven que fue enterrada en un sumidero por parte de su novio, quien no aceptó la ruptura amorosa, e incluso, la mujer que fue asesinada en el interior de un hotel, por parte de su amigo sentimental, quien además era su primo.

Asimismo, está el asesinato de tres personas homosexuales, siete por problemas con bandas y uno por parte de su compañero de parranda.

También el reciente caso del fotógrafo Luis Abraham González Contreras, y el investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Yucatán, Carlos Alberto Pérez Álvarez.

También conmovió el caso del homicidio múltiple cometido por Eduardo Alejandro Mazún Díaz, de 19 años de edad, quien bajo el influjo de la marihuana y el alcohol asesinó a su padre, Paulo Mazún Nahuat, y a su madrastra, María Poot Dzib, de 40 y 38 años de edad, respectivamente, y posteriormente, dejó mal herido a su padrastro, suceso registrado el pasado 6 de agosto.

Se destaca que pese a la disminución del índice de homicidios, la violencia fue superior en comparación con años anteriores.

Nuevo récord

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) de la Secretaría de Gobernación (Segob), en 2016 se cometieron 50 homicidios calificados, mientras que 2017 cierra con 46, por lo que la reducción es del ocho por ciento.

En ambos años, en los homicidios cometidos con dolo, alevosía y ventaja, predominó el empleo de armas blancas por parte del agresor, y en menor medida, la víctima murió a consecuencia de la lesión sufrida con un arma de fuego.

Del resto, fueron diversos los objetos utilizados como armas letales, tal el caso de tubos, bloques, rocas y botellas, entre otros artefactos, e incluso sus manos, para ahorcar a sus víctimas, principalmente mujeres.

Según el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidios, representación Yucatán, en una década son 67 las mujeres asesinadas, y 2017 rompe récord al registrar 10 casos, desbancando a 2008 y 2013, con nueve.

Incluso, es el doble de lo registrado en 2015 y 2016, cuando fueron cinco casos por cada uno.

El más polémico de los feminicidios registrados en éste año es el de Ema Molina Canto, ocurrido el pasado 27 de marzo, el cual fue ordenado por su ex marido, Medina Sonda, quien está recluido en el Centro de Reintegración Social del Estado de Tabasco (Creset).

En junio fueron tres feminicidios, el primer de ellos sucedió el 6 de junio, con el asesinato de Heidi del Rocío Tziu Cardós, de 18 años y estudiante del Colegio de Bachilleres (Cobay) de Peto, por parte de su novio, Adrián Alejandro Chan Novelo.

Asimismo, está la muerte de Jéssica Esmeralda Cano Baas, de 26 años de edad, quien fue asesinada por su marido, Eduardo Enrique Real Castillo, cuando ella le pidió el divorcio, el pasado 23 de junio, en el interior de Plaza Fiesta.

Dos días después, el 25 de junio, fue Lourdes Marisol Sánchez Cuevas, de 33 años de edad, cuya tardanza provocó la fuga del presunto homicida, Ricardo Jesús Moo Llanes, quien fue amigo sentimental y primo político de la hoy occisa.

Finalmente, el caso más reciente ocurrió el pasado 20 de diciembre, con el hallazgo del cuerpo de Imelda Alejandra Dziu Briceño, quien luego de ser ahorcada y darle un balazo en la cabeza fue colocada en una bolsa y arrojada en una brecha ubicada en el tramo carretero Oxkutzcab- San Antonio Kucheil, al sur de la entidad. Llevaba seis días desaparecida.

Comentarios

Comentarios