Cenizas de José Díaz Bolio ya descansan en el Monumento a los Creadores

La mañana de este miércoles autoridades estatales, municipales, artistas, intelectuales y familiares del desaparecido promotor cultural acudieron a la ceremonia del depósito de la urna con los restos del también antropólogo e historiador.

160

Desde este día, las cenizas del poeta, escritor y compositor yucateco José Díaz Bolio estarán en el Monumento a los Creadores de la Canción Yucateca en el Cementerio General de Mérida.

Por la mañana de este miércoles autoridades estatales, municipales, artistas, intelectuales y familiares del desaparecido promotor cultural acudieron a la ceremonia del depósito de la urna con los restos del también antropólogo e historiador.

José Dolores Díaz Bolio nació en Mérida el 10 de febrero de 1906 y falleció en la capital yucateca el 13 de octubre de 1998. Escritor, poeta, antropólogo, estudioso de la cultura maya, destacó como una persona sensible y caballerosa, talentoso tanto en las artes como en las ciencias, donde se prodigó en publicaciones sobre temas históricos de Mérida y la cultura maya, pero además como cercano colaborador de bohemios y artistas de su tiempo.

Aunque sus verdaderas aficiones fueron la poesía, la música y la literatura y a esas disciplinas dedicó una de sus columnas periodísticas conocida como Perfil del tiempo, también abundó sobre temas de sociología, así como de otros temas antropológicos y estéticos.

Fue promotor de las modificaciones al escudo nacional, pues logró, a través de sus escritos periodísticos, que a la serpiente se le agregaran cuatro cascabeles, después de demostrar que el reptil a que se hacía alusión en el escudo era de esa especie

La familia del desaparecido intelectual yucateco acudió al deposito de las cenizas que se trasladaron desde el Panteón Florido hasta el Cementerio General en una urna que se acompañó de flores de mayo, que eran de su predilección.

En esta ceremonia, un grupo musical se hizo presente para entonar canciones tradicionales yucatecas y donde se rindió un homenaje a Don Pepe Díaz Bolio, como era ampliamente conocido en la ciudad.

Además de su afición por la literatura, José Díaz Bolio fue guitarrista clásico, alumno avanzado en canto y fue locutor de radio en 1931. En 1989 recibió la Medalla Yucatán y un lustro más tarde grabó, con un estilo muy peculiar, dos casetes y publicó un cancionero con 44 temas de Ricardo Palmerín

Entre su herencia musical figuran temas pocos conocidos como “Siempre”, “Viejo Mayab”, “¿Dónde está mi amor?”, “Danza japonesa” y “Paisaje andaluz”. Por su labor, desempeño artístico y aportaciones culturales, desde 2001, una avenida de esta capital yucateca lleva su nombre.

En presencia del presidente de la Sociedad Artística “Ricardo Palmerín”, Luis Pérez Sabido, Enrique Martín Briceño dijo que fue de gran importancia su descubrimiento al culto crotálico, sus libros y artículos periodísticos, pero fueron las letras y la música el motor de su vida.

A nombre de la familia del prolífico creador, José Díaz Torre agradeció el reconocimiento a su padre, de quien dijo que se sentiría feliz y orgulloso de estar al lado de sus amistades de ese tiempo y que yacen en el Monumento.

“Como si hubiese sido un científico renacentista, buscaba momentos para estudiar y divulgar sus hallazgos, a favor del patrimonio de la humanidad”, puntualizó.

A su vez, José Díaz Rubio recitó el poema “El carruaje de la vida” de la inspiración de su papá, basada en las cuatro estaciones del año; mientras que un dueto entonó los temas del tributado: el bambuco “Cobarde” y la fantasía oriental “Musmé”.

Con las cenizas del escritor y poeta Díaz Bolio, el Monumento a los Creadores Yucatecos suman 78 artistas, intelectuales, escritores y poetas que descansan con justo reconocimiento, en el Cementerio General de esta ciudad.

Comentarios

Comentarios