Alcoholizado joven se ensarta tratando de brincar la reja de su casa

Sus alaridos de dolor llaman la atención y al salir lo ven con la pierna incrustada en una lanceta del enverjado, en un predio de la colonia Mérida, conocida antes como Elefante Grande.

4585

Un alcoholizado joven acabó como la canción de La Estaca, del tabasqueño más universal, Chico Che, es decir, ensartado pero no en un madero puntiagudo, sino en las rejas de su casa.

Resulta que este joven pretendió saltar el enverjado de su domicilio en la colonia Mérida (antes Elefante Grande), la mañana de este domingo y debido a la cantidad de alcohol que corría por sus venas, perdió el equilibrio y acabó con una pierna ensartada en una lanceta de la reja principal.

Se ignora si el joven, identificado como Gerardo Puch Nájera, de 27 años, estaba regresando de alguna parranda o si había salido esta mañana y al regresar olvidó sus llaves, pero el caso es que acabó ensartado y pegando de gritos que llamaron la atención de sus vecinos.

Gente que salió a ver qué eran esos alaridos vio a Gerardo incrustado en la punta de la reja, a punto de desfallecer. Enseguida llamaron a los servicios de emergencia y al lugar paramédicos de la SSP que lo atendieron y lo trasladaron al hospital O’Horán.

Al lugar, ubicado en la calle 46 entre 33 Diagonal y 35 Diagonal, llegaron también bomberos, pero no fue necesaria su intervención porque el rescate de Gerardo no ameritó mucha labor.

El joven estaba ebrio hasta chanclas. Los hechos ocurrieron aproximadamente a las 8 de la mañana en esta colonia ubicada al final de Chuburná, muy cerca de Chenkú.

Comentarios

Comentarios