Acusaciones a Zapata Bello dividen al PRI de Yucatán

El senador Jorge Carlos Ramírez Marín asume el liderazgo con una postura institucional de que sean las instancias las que decidan sobre el presunto faltante de mil 900 millones de pesos en la finanzas estatales, pero Felipe Cervera quiere una defensa a ultranza del ex gobernador, al estilo del viejo PRI.

829

Radar Político/Columna

Las divisiones en el PRI parecen no tener fin y apenas este fin de semana, luego de la formación de dos bloques para definir cómo proceder sobre la dirigencia estatal, los grupos volvieron a verse las caras, ahora para enfrentar la grave acusación que hizo el gobierno de Mauricio de un faltante de mil 900 millones de pesos en las arcas públicas.

Un grupo encabezado por Felipe Cervera se pronunció por la defensa a ultranza, al viejo estilo priista (ese que los mexicanos rechazaron abrumadoramente el 1 de julio), del ex gobernador Rolando Zapata Bello.

Sin embargo, los legisladores federales (diputados y senadores), liderados por Jorge Carlos Ramírez Marín, el único senador de mayoría del PRI en todo el país, se mantuvo por una postura institucional, sin asumir ningún tipo de defensa de Zapata Bello, sino que se pronunció porque sean las instancias legales las que decidan sobre este asunto, es decir, que sea durante la revisión de la cuenta pública.

A Ramírez Marín le queda claro el mensaje que emitieron los ciudadanos el 1 de julio, que ya no quieren más defensa de políticos corruptos. No en vano es el único senador del PRI de mayoría.

Por el contrario, a Felipe Cervera aún no le cae el veinte de la nueva etapa en la que viven los ciudadanos. No en vano ganó apenas por una cabeza, con una diferencia mínima.

Así las cosas en el partido tricolor, donde no terminan de ponerse de acuerdo y donde los artífices de la derrota aún quieren imponer sus condiciones, sin darse que, si bien todavía tienen el balón, es una pelota desinflada a la que ya no le cabe ningún parche más.

Comentarios

Comentarios